France Football ha anunciado la suspensión de la edición de este año por «la excepcional» situación.

Este 2020 tan extraño se ha llevado por delante uno de los debates clásicos del mundo del fútbol: el ganador del Balón de Oro. France Football, la publicación que lo entrega desde 1956, ha anunciado que la edición de este año no se celebrará debido, cómo no, al coronavirus.

El prestigioso galardón premia al futbolista más relevante de la temporada, a través de una votación de periodistas, jugadores y entrenadores. Sin embargo, la excepcionalidad del año en el que estamos ha hecho que los editores decidiesen cancelar el tradicional galardón.

«No podemos tratar como ordinario lo que claramente es una situación extraordinaria», han destacado en el comunicado. Se espera que en 2021, cuando ya espera volver una relativa normalidad, se volverá a otorgar el premio.

Los motivos de France Football

Cancelar la entrega del Balón de Oro ha sido una dura decisión para la prestigiosa publicación gala, que da siete razones para tomarla.

  • Porque un año tan único no puede, y no debe, ser tratado como un año ordinario. En caso de duda, es mejor abstenerse que persistir.
  • Porque el Balón de Oro transmite valores como la ejemplaridad, la solidaridad y la responsabilidad, además de la excelencia deportiva por sí sola.
  • Porque la equidad que prevalece en este título honorífico no se pudo preservar, en particular a nivel estadístico y también de preparación, ya que todos los aspirantes no pudieron ir en el mismo barco, ya que algunos vieron su temporada interrumpida radicalmente y otros no. ¿Cómo se compara lo incomparable?
  • Porque no queríamos colocar un asterisco de estilo indeleble en la lista de premios «Trofeo que se ganó en circunstancias excepcionales debido a la crisis de salud de Covid-19» . Siempre preferiremos una pequeña lesión (a nuestra historia) a una cicatriz grande. Esta es la primera vez desde 1956 que el Balón de Oro se ha tomado un descanso. El paréntesis no nos gusta, pero nos parece el más responsable y lógico. Proteger la credibilidad y la legitimidad de tal premio también significa garantizar que sea irreprochable con el tiempo.
  • Porque solo dos meses (enero y febrero), de los once generalmente requeridos para formarse una opinión y decidir entre los mejores, es demasiado poco para evaluar y juzgar, dado que los otros partidos fueron celebrados, o tendrán lugar, luego en otras condiciones y formatos (a puerta cerrada, con cinco sustituciones, Final a 8 de Champions en un solo partido) demasiado lejos del panorama habitual. No podemos confiar en las estadísticas paralizadas, con tantos arreglos especiales, para elegir lo mejor. ¿Lo mejor de qué, por cierto? No sería digno de nuestra historia.
  • Porque nuestros 220 miembros del jurado (hombres y mujeres por igual) repartidos por todo el mundo, pueden haberse distraído o desviado de su misión de observación debido a otras prioridades y emergencias que se deben gestionar.
  • Porque la historia del Balón de Oro es demasiado valiosa para correr el riesgo de dañarla con un ejercicio tambaleante. En estos tiempos agitados, tomar un descanso es un lujo y una necesidad inestimable. Para que el fútbol, ​​en su conjunto, recupere ímpetu, pasión y emoción. Estamos deseando que vuelva el Balón de Oro.

Leave a Comment