En el último día del Primer Congreso Virtual de Odontología Multidisciplinario 2020, organizado por la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), se discutió el tema «Uso de solución electrolizada de superoxidación en Odontología», a cargo de los doctores Gustavo Nogueira, de la Universidad Nacional de Colombia, quien tiene once años de experiencia en la farmacología, y Rigoberto Posadas, de la UNAH.

En una sala de chat por Webex, el doctor Nogueira explicó que las soluciones de superoxidación, también llamadas aguas electrolizadas, son soluciones de cloruro de sodio -NaCl- y agua -H2O- procesadas mediante un método llamado electrólisis, lo que produce especies reactivas de cloro como el ácido hipocloroso y el oxígeno.

Estas soluciones superoxidadas tienen una alta capacidad de esterilización a razón de su contenido de ácido hipocloroso, sin embargo, no todas son iguales debido a las diferencias en el proceso de producción, ya que no siempre se utiliza el proceso de electrólisis.

Noriega expuso que las aguas electrolizadas o superoxidadas tienen la ventaja de que se obtienen de procesos estandarizados y que resultan muy útiles, porque permiten producir grandes cantidades de ácido hipocloroso que permanecen estables entre doce y dieciocho meses, y pueden mantener su efectividad antimicrobiana, siempre y cuando se mantenga en buenas condiciones de almacenamiento.

El proceso de electrólisis consiste en pasar la corriente eléctrica en una solución de agua y cloruro de sodio a través de una membrana semipermeable; esta corriente separa los iones de sodio e iones de cloro, y esa solución que va a producir puede variar de los elementos como la calidad del agua.

Estas soluciones tienen la ventaja de provocar una mínima toxicidad humana, son amigables con el ambiente y no requieren de manejo especial para su desecho; no produce coloración dental con el uso prolongado, posee alta biocompatibilidad con tejido y el mínimo compromiso de dentina, y tampoco tiene sabor característico que limite su uso.

El doctor de origen colombiano concluyó que estas soluciones con base en HClO son una alternativa eficaz, segura y ambientalmente limpia de control microbiano; su producción industrial ofrece un espectro microbiano por los radicales químicos adicionales como producto del proceso de electrolisis y las SSO tienen amplios usos en el entorno odontológico gracias a su versatilidad.

Por su parte el doctor Rigoberto Posadas, docente de la Facultad de Odontología de la UNAH, explicó sobre la SSO fungicida, virucida, bactericida, esporicida estable, no corrosiva, no inflamable y nula toxicidad, detallando que estas soluciones son utilizadas como enjuague bucal previo a procesos como endodoncia, periodoncia, patología oral; de igual manera se usa en la irrigación de heridas agudas y crónicas, además sirve para lavar instrumentos. -Presencia Universitaria-

Leave a Comment