Verano. Época de calor, sol, vacaciones y, para varios jóvenes alrededor del mundo, nuevas experiencias y algunos cambios. Una última realidad que explora Una chica fácil, el cuarto largometraje de la directora parisina Rebecca Zlotowski.

Una adición al catálogo con acento francés de Netflix, que tiene como escenario el balneario de Cannes -el mismo del famoso festival de cine- y como su protagonista a Naïma (Mina Farid), quien cumplió 16 años de edad el mismo día que finalizó el año escolar.

Fuera de la rutina de manera oficial, ella tiene la posibilidad de descansar y compartir varias horas del día con su prima Sofia (Zahia Dehar), quien es algunos años mayor, hace poco perdió a su madre y ahora la visita después de haber estado viviendo en París.

Una chica fácil | Netflix

Una experiencia que le ha dado a esta última una actitud más resuelta y libre frente a la vida, en especial en lo que respecta a su sexualidad. Algo que la pone en el lado opuesto de Naïma, quien todavía en bastante ingenua y menos experimentada que su prima.

Dos caras de la juventud que quedan aún más al expuestas luego de que Sofia acepta la invitación del brasileño Andres (Nuno Lopes) de subir a su yate, donde este coleccionista de arte viaja en compañía de su asistente, el francés Philippe (Benoît Magimel).

Una visita a la que se suman Naïma y su mejor amigo Dodo (Lakdhar Dridi), quien claramente se siente incómodo ante la actitud desenfadada de Sofia y termina bajando de la embarcación tras discutir con su adolescente compañera de aventuras.

Una historia de crecimiento

Esto pone a las primas a bordo del lujoso yate y a la película de Zlotowski en medio de un relato que navega por calmadas aguas, al retratar el pasaje de crecimiento en la vida de Naïma de manera luminosa y totalmente alejado de la caricatura dramática.

De forma simple, la trama de Una chica fácil contrapone las vivencias de la adolescente y su desinhibida prima, ya que mientras esta última disfruta del sexo sin remordimientos con el millonario brasileño, Naïma encuentra refugio en la compañía de un paternal Philippe.

Al mismo tiempo, se ve cómo ella pone a prueba su amistad con Dodo y comienza a visualizar lentamente cuál podría ser su futuro profesional, teniendo como referencia el sacrificado trabajo de su madre como mucama de un lujoso hotel.

Una chica fácil | Netflix

Una serie de momentos que se van encadenando para enfrentar al espectador a los pequeños-grandes contrastes entre las jóvenes protagonistas de la cinta, como también a las diferencias sociales que su encuentro con estos hombres mayores deja a descubierto.

En resumen: una recomendable cinta sobre cómo un verano marca el inicio de grandes cambios en la existencia de una chica, con emoción, pero sin sobresaltos; donde son claves las actuaciones de su elenco, en especial la de Mina Farid como la entrañable Naïma.

Leave a Comment