El nuevo coronavirus, que provoca la enfermedad COVID-19, continúa extendiéndose por el planeta y ya ha infectado a más de 22,3 millones de personas, mientras que la cifra global de decesos se sitúa por encima de los 785.000 y la de los recuperados supera los 15 millones de personas.

El país más afectado es Estados Unidos, con más de5,4 millones de contagios y más de 171.000 fallecimientos, seguido de Brasil, que supera los 3,4 millones de casos y acumula más de 109.000 muertos, y de India, con 2,7 millones de contagios y más de 52.000 muertes. Por debajo se sitúan Rusia, que supera los 930.000 infectados y registra más de 15.800 muertos; Sudáfrica, con más de 592.000 casos; Perú, que sobrepasa los 549.000; México, que excede los 531.000 casos; Colombia, por encima de los 489.000; Chile, con más de 388.000 casos; y España, el décimo país en contagios con más de 364.000.

Irán, el Reino Unido, Argentina y Arabia Saudí superan los 300.000 contagiados. Pakistán y Bangladesh rebasan los 280.000 casos e Italia y Turquía, los 250.000. Mientras, Alemania y Francia ya exceden los 200.000. Por encima de los cien mil contagios están Irak, Filipinas, Indonesia, Canadá, Qatar, Kazajistán, Bolivia y Ecuador. China, el epicentro original de la pandemia en diciembre de 2019, contabiliza oficialmente algo más de 84.800 infectados.

Europa, que ya ha sobrepasado los 210.000 muertos, superó una frase crítica de la pandemia e inició un proceso grdual de desescalada, como ya hicieron en Asia y Oceanía. No obstante, el control de los brotes en distintos países son el nuevo objetivo de los distintos ejecutivos. Por otro lado, el foco principal de la pandemia se sitúa en América, donde los contagios siguen creciendo a una velocidad que, lejos de frenarse, se acelera semana a semana en este continente, con alrededor de 200.000 positivos diarios.

El COVID-19 también se ha propagado por América Latina, que registra más de la mitad de los contagios del continente americano, lo que ha llevado a la OMS a situarlo como el nuevo epicentro mundila de la pandemia. La situación se agrava en pleno invierno en un continente lastrado por la pobreza y la falta de recursos.

Leave a Comment