Cada año, las cifras en torno a los videojuegos son millonarias, tanto en número de jugadores como en la cantidad de dinero que generan. Una historia de éxitos, pero también algunos errores, que se inició hace ya varias décadas como lo revela High score.

Esta es la más reciente apuesta documental de Netflix, subtitulada El mundo de los videojuegos, que a lo largo de sus seis episodios ofrece una completa mirada a una aventura marcada por la tecnología, la diversión y muchas horas de trabajo.

Un relato narrado por Charles Martinet -la voz de Mario-, con varios protagonistas y que se mueve entre Japón y Estados Unidos. Y cuya emisión inicial, Boom & bust -auge y caída-, permite conocer a Tomohiro Nishikado, el hombre detrás de Space Invaders.

High score 1 Netflix

Ese juego que nació del gusto de este ingeniero por la novela La guerra de los mundos, de H.G. Wells, y se convirtió en un suceso en su país natal, para luego llegar a Norteamérica y ser una pieza clave del inicio de la “era dorada” de los arcades o salas de juego en EE.UU.

Eran los últimos años de los 70 e inicios de los 80, y comenzaba un boom donde niños y jóvenes iban a jugar en sus máquinas por 25 centavos. Sin embargo, faltaba un videojuego para las chicas, que llegaría poco después gracias a Toru Iwatani y su amarillo Pac-Man.

Pero, como también lo revela el capítulo, también fue la época de irrupción de la empresa estadounidense Atari y su propuesta de una consola para jugar en casa: la Atari 2600 y sus cartridges o cartuchos con videojuegos como Combat y el mencionado Pac-Man.

Empresas y personajes en juego

Luego en High score vienen episodios como Comeback kidRole players, This is warFight y Level up, que ofrecen una mirada detallada a las empresas y los protagonistas que fueron parte, y siguen siéndolo, de la ya larga historia de los videojuegos.

Entre ellos Nintendo, que nació en 1889 como fábrica de naipes japoneses, o Sega, su consola Genesis y su estrella Sonic; junto a Howard Scott Warshaw, quien, a pesar de haber creado otros títulos, pasó a la historia como el padre del peor juego: E.T. the Extraterrestrial.

A él se suman, a lo largo del relato, otras interesantes figuras como Hirozaku Tanaka, el responsable de los efectos de sonido de Nintendo, y su colega Shigeru Miyamoto, el creador de Mario, el saltarín plomero que apareció por primera vez en Donkey Kong.

Además de las historias de Gordon Bellamy, el responsable de poner jugadores afroamericanos en el exitoso juego deportivo John Madden Football, de EA Sports, y John Romero y John D. Carmack, quienes dieron vida a Doom y su combate en 3D.

High score | Netflix

Así, con esta combinación de entrevistas, un completo material de archivo -con videos y fotografías de distintas épocas- y animaciones al estilo de un juego para recrear momentos clave, High score ofrece una entretenida y completa mirada a la historia de los videojuegos.

Una que en esta primera temporada se centra en una época dorada, de arcades, consolas y computadores, pero a la que con seguridad seguirá un segundo ciclo con su “siguiente nivel”. Y que llega a Netflix como una imperdible y maratoneable adición a su extenso catálogo de docuseries. —Spoiler-

Leave a Comment