El Centro de Predicción Climática de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus silgas en inglés), indicó que el llamado fenómeno de “La Niña” se está observando en nuestro planeta, el cual repercutirá directamente durante la temporada de huracanes, en específico en aquellos que se formen en el océano Atlántico.

Según los cálculos de NOAA, “La Niña” tiene un 75% de probabilidades de seguir vigente todo el inverno que viene, es decir, hasta marzo de 2021, lo cual ha prendido focos rojos, ya que es probable que se formen ciclones mucho más violentos de los que se habían proyectado para este 2020 en el Atlántico.

En entrevista para El Nuevo Día, el meteorólogo del Servicio Nacional de Meteorología (SNM) Emanuel Rodríguez explicó que debido a este fenómeno climático, habrá menos vientos cortantes, lo que permite que un ciclón logre desarrollar su circulación y gane fuerza.

“Cuando tenemos a “La Niña”, normalmente las temperaturas ecuatoriales en el Pacífico tienden a estar más frías. Eso inhibe la formación de ciclones en el Pacífico, pero provoca una reacción en cadena en el Atlántico, donde las temperaturas del océano se tornan más cálidas y disminuyen los vientos cortantes. Por lo que, en otras palabras, significa que la atmósfera estará favorable para el desarrollo de tormentas y huracanes”, detalló el experto.

Recordemos que la última vez que se presentó este fenómeno fue entre el 2017 a 2018, años en los que se desarrollaron los huracanes Irma, María y Harvey.

De hecho, la comunidad científica, incluyendo la Organización Meteorológica Mundial (OMM), habían anticipado que todo apuntaba a que este año se desarrollaría La Niña debido al patrón de aumento en temperaturas que se han registrado durante este año, que ya para abril rompió el récord como el segundo año más caliente en la historia de la Tierra.

“Todo esto es el resultado de las emisiones de gases de efecto invernadero y no de factores naturales”, dijo el secretario general de la OMM, Petteri Taalas.

Con “La Niña” también tendremos lluvias más abundantes y las inundaciones podrían resultar más severas. Aún así, los expertos señalan que se debe mantener la calma, ya que este fenómeno se puede presentar de diferentes maneras pues es producto de la interacción entre el océano y la Atmósfera. -eldiariony-

Leave a Comment