La tormenta tropical Sally desaceleró su paso este domingo mientras avanzaba rumbo norte hacia la Costa del Golfo de Estados Unidos, acrecentando el riesgo de fuertes lluvias y marejadas ciclónicas “extremadamente peligrosas y potencialmente mortales”, antes de su esperada llegada al sur de Louisiana el martes como huracán categoría dos, predijeron los meteorólogos al final de esta tarde.

Los expertos pronostican que este mismo lunes se convertirá en un huracán. Se esperan condiciones de huracán desde el final del lunes en el área comprendida entre Morgan City, Louisiana, hasta Ocean Springs, Mississippi, incluyendo el área metropolitana de Nueva Orleans, mientras que las condiciones de tormenta tropical se harán notar desde el comienzo del lunes, pronosticó el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC, por sus siglas en inglés).

Los meteorólogos también advirtieron que Sally podría continuar provocando inundaciones repentinas en el centro y norte de Florida. En el sudeste de Louisiana, Mississippi y Alabama, estas probabilidades de inundaciones prevalecerán hasta mediados de semana.

[Cómo y cuándo debe prepararse para un huracán o tormenta tropical]

“Sé que para mucha gente esta tormenta pareció surgir de la nada”, dijo el gobernador de Louisiana, John Bel Edwards. Y alertó: “Necesitamos que todos presten atención a esta tormenta. Tomemos esto en serio”.

Edwards insistió en prepararse de inmediato. También dijo que todavía hay muchos residentes del suroeste de Louisiana que fueron evacuados hacia Nueva Orleans por el huracán Laura, que dejó al menos seis muertos en el estado a finales de agosto. Nueva Orleans es exactamente el área que podría ser golpeada por Sally, un fenómeno de movimiento lento.

“Basándonos en toda la información disponible, tenemos todas las razones para creer que esta tormenta representa una amenaza significativa”, dijo, y agregó que la crisis sanitaria del coronavirus suma una capa de complejidad a los preparativos para el fenómeno.

La temporada de huracanes se preveía intensa: será aún peor

El sistema se movía hacia el noroeste a 8 mph (13 kph) el domingo por la tarde. Tenía su centro a 140 millas (225 kilómetros) al sur de Panama City, Florida, y 185 millas (300 kilómetros) al este-sureste de la desembocadura del río Mississippi. El domingo, la Costa del Golfo de Florida fue azotada por un clima húmedo y ventoso.

Pensacola, en la región del Panhandle de Florida, esperaba recibir de 25 a 38 centímetros (10 a 15 pulgadas) de lluvia.

Sally podría llegar a producir lluvias totales de hasta 20 pulgadas (51 centímetros) para mediados de semana, dijeron los meteorólogos. Los vientos máximos sostenidos del fenómeno este domingo por la tarde eran de 95 kph (60 mph).

“Se pronostica que ese sistema traerá no solo vientos dañinos sino también una marejada ciclónica peligrosa”, dijo Daniel Brown, del Centro de Huracanes, a la agencia The Associated Press. “Debido a que se está desacelerando, podría producir una gran cantidad de lluvia en los próximos días”.

Otros fenómenos que son una amenaza potencial 

Pero Sally no es la única tormenta en la cuenca del Atlántico.

Paulette ganó el estatus de huracán el sábado por la noche y se espera que traiga marejadas ciclónicas, inundaciones costeras y fuertes vientos a las Bermudas, según un aviso del NHC. En su última actualización, el centro señaló que el ojo del meteoro se encuentra ya a 80 millas (125 kilómetros) de las islas.

Lo que debe hacer y lo que no durante y después del paso de un huracán

Rene, que había alcanzado la categoría de tormenta tropical, retrocedió a depresión tropical el sábado por la noche. Se espera que la Depresión Tropical Veinte se fortalezca esta semana y se convirtiera en tormenta tropical el martes, dijeron los meteorólogos.

“Esta semana es esencialmente el pico de la temporada de huracanes”, dijo Brown. “En estos días hay mucha actividad en los trópicos”.

Ya se emitió una evacuación obligatoria en Grand Isle, Louisiana, antes de la tormenta. El sábado, la alcaldesa de Nueva Orleans, LaToya Cantrell, emitió una orden de evacuación obligatoria para los residentes de Orleans Parish que vivan fuera del sistema de protección de diques.

El gobernador del estado tenía programada una conferencia de prensa sobre la tormenta el domingo. Ya había declarado el estado de emergencia el sábado.

Todos los estados localizados en el norte de la Costa del Golfo están instando a sus residentes a prepararse.

“Es probable que este sistema de tormentas afecte la Costa del Golfo de Alabama. Si bien actualmente no se prevé que sea un impacto directo en nuestras áreas costeras, sabemos bien que no debemos tomar la amenaza a la ligera“, dijo la gobernadora de Alabama, Kay Ivey, quien también instó a los residentes a prepararse y mantenerse informados.-Telemundo-

Con información de AP y el NHC

Leave a Comment