La falta de agua potable influye directamente sobre la calidad de la salud de la población. En Santa Bárbara son varias las comunidades con elevadas estadísticas de enfermedades parasitarias, diarreas, cólicos, hepatitis entre otras; afectando especialmente a niños y niñas. Este escenario se agrava aún más con la actual pandemia que estamos enfrentando, pues las exigencias sanitarias son de vital importancia para evitar los contagios de COVID-19.

Dada esta grave situación; es que la Red de Desarrollo Sostenible Honduras (RDS-HN), en asocio con el Centro Cultural Hibueras (CCH) y la Distribuidora de Equipos y Servicios Especializados (DISEINE), se unieron para desarrollar el proyecto de implementación de una Planta de Tratamiento de Agua Potable y de esta manera mitigar los graves efectos de la falta de agua segura. Cabe destacar que la Red de Desarrollo Sostenible Honduras (RDS-HN) recibió una importante donación de parte de Xylem Watermark, el programa de Responsabilidad Social Corporativo de Xylem Inc., para poder llevar a cabo este proyecto.

“Estamos muy contentos de poder participar de este proyecto que permitirá entregar acceso al agua a una zona rural muy necesitada. Para Xylem uno de los pilares de la sustentabilidad se basa en fortalecer lazos con la comunidad local, así como con distintos actores que participen en el cuidado y acceso al agua segura; como lo son RDS-HN y CCH; y nuestro distribuidor en Honduras, la empresa DISEINE, con quien llevamos varios años de relación comercial. En Xylem creemos que la colaboración promueve la innovación en soluciones que se adapten a las necedades de hoy” declaró Denise Pouleurs, Gerente Desarrollo de Negocios Tratamiento para Latam de Xylem.

Denise Pouleurs, Gerente Desarrollo de Negocios Tratamiento para Latam de Xylem

El proyecto se desarrollará en el área rural y semi urbana de Santa Bárbara, donde las comunidades no tienen acceso a agua potable. La planta de tratamiento de agua consiste en un sistema de osmosis inversa y desinfección a través de luz UV; esta planta tendrá una capacidad de producir 300 galones por minuto y se espera poder abastecer a 12.580 personas en estado de vulnerabilidad, pertenecientes a las comunidades de Los Bancos, Ceguaca, Gualala, Las Crucitas, Zapote, Tencoa, Inguaya, Gualjoco, San Vicente Centenario, Arada y Nuevo Celilac, incluyendo centros asistenciales, sociales y escuelas en su cercanía tales como: El Hospital Integrado de Santa Bárbara, centros sanitarios públicos y un asilo de ancianos, generando un impacto positivo en el estado de salud y, por ende, en la Seguridad Alimentaria y Nutricional de la población beneficiada.

La directora de RDS-HN, Raquel Isaula, explicó que “con este proyecto, esperamos poder entregar agua potable a zonas que son altamente carentes y vulnerables. Este es una gran instancia de colaboración entre diferentes actores como lo son empresas privadas y ONGs en pos de buscar soluciones para mejorar la calidad de vida de las personas”.

Raquel Isaula, Coordinadora Nacional de la RDS-HN

El período de operación será de seis (6) meses, a partir de los cuales, esta iniciativa buscará implementar un modelo económico social e inclusivo que permita la generación de recursos para sufragar el costo de operación de la planta y poder dar continuidad al proyecto. En otras palabras, desde su inicio la planta operará mediante un modelo de sostenibilidad que permita su operación tanto para la donación y la distribución del agua, y su posterior funcionamiento más allá de los seis meses.

Leave a Comment