Banco Promerica Honduras y su equipo de voluntarios corporativos realizaron una importante donación de canastas con víveres y alcancías para celebrar el Día del niño, a los alumnos y alumnas de la Escuela para Sordos “Amor en Acción”, como parte de su pilar institucional de educación a través del arte junto a su aliado Mujeres en las Artes (MUA).

La escuela cuenta con 31 años de fundación, una institución que nació del sueño de la Sra. Carmen Etelvina Girón, en crear una institución para poder ayudar con una educación tanto en el lenguaje de señas (LESHO), como a nivel básico y talleres vocacionales, a toda la comunidad con discapacidades auditivas en el país. La institución cuenta con instalaciones propias en las que se brinda: Educación básica con el programa de EDUCATODOS para las edades de 6-23 años de edad, disponible para los grados de primero a sexto. Además de talleres vocacionales con materiales incluidos, en costura, manualidades, belleza, barbería, carpintería y tapicería para estudiantes de 13 años en adelante. La escuela también da clases bíblicas y servicios de odontología gratuita para sus estudiantes.

En años anteriores, el banco ha dicho presente mediante celebraciones amenas, llenas de convivencia y juegos entre los voluntarios corporativos y los estudiantes del centro educativo. Sin embargo, ante la pandemia por causa del COVID-19, Banco Promerica Honduras optó por entregar canastas con víveres y alcancías a los estudiantes y sus familiares cercanos, beneficiando a las 40 familias que continúan en el proceso de aprendizaje dentro de la Escuela para Sordos “Amor en Acción”.

La crisis sanitaria obligó a los estudiantes a retirarse de las clases presenciales, pero la institución dio continuidad al proceso de aprendizaje mediante la entrega de cuadernillos de tareas, 100% elaborados por el equipo de colaboradores de la escuela, para las diferentes clases y talleres de cada uno de los estudiantes según el grado y programa. Actualmente hay 35 estudiantes matriculados, entre ellos sordos y oyentes con discapacidades intelectuales o autismo, adicional a tres ex estudiantes, en situación crítica ante la falta de recursos para sobrellevar la pandemia.

Como parte de su compromiso, la escuela se ha esforzado por apoyar durante los últimos meses, a sus estudiantes y familiares con canastas de alimentos y equipos de bioseguridad para asegurar la protección de los alumnos; sin embargo, el apoyo de instituciones como Banco Promerica es clave para poder dar continuidad al aporte que brinda la escuela a todas estas familias que se han visto fuertemente azotadas por la crisis económica derivada de la crisis sanitaria por causa del COVID-19.

Ejecutivos de Banco Promerica Honduras indicaron que ante el impacto que representa la actual crisis sanitaria para diversos sectores de la población, es importante y primordial, que como hondureños nos sumemos a diferentes acciones en favor de las personas más afectadas por la situación, ya que únicamente juntos podemos superar todo.

Leave a Comment