El covid-19 es una enfermedad respiratoria, lo que significa que si una persona está infectada, la condición de su sistema respiratorio es un determinante de cómo le irá con la enfermedad.

Primero, es importante entender cómo el virus ataca nuestros pulmones. Cuando las personas se infectan, el virus viaja a las membranas mucosas y luego a los pulmones. Para controlar la infección, el cuerpo responde con inflamación en los pulmones. Y esta inflamación evita que los pulmones puedan oxigenar la sangre y eliminar el dióxido de carbono, lo que lleva al paciente a respirar y sufrir enfermedades más graves.

Pero hay cosas que puedes hacer para mejorar tu salud respiratoria, entre ellas el ejercicio.

Especialistas en salud deportiva y traumatología destacaron la importancia del ejercicio físico para fortalecer el sistema inmunológico y reducir el riesgo de infecciones virales frente a la pandemia del coronavirus.

Muchas de las personas que tienen un hábito sedentario tienen predisposición a desarrollar varias enfermedades metabólicas, como la diabetes, la obesidad y otras.

En nuestro medio ya hay una tasa muy grande de obesidad infantil y también están apareciendo indicadores de diabetes juvenil muy prematura, esto en relación al sedentarismo. Por eso tenemos que ver la manera de realizar alguna actividad física para prevenir enfermedades.

Frente a esa situación, se recomienda a la población realizar actividad física de intensidad moderada dentro de los domicilios para estimular el funcionamiento del sistema inmunitario y reducir el riesgo de infecciones respiratorias.

Los aeróbicos, estiramientos musculares, ejercicios cardiovasculares, el baile, yoga y el Tai Chi, entre otros, otorgan las posibilidades de hacer deporte sin salir a la calle.

Una persona con síntomas de coronavirus no puede realizar ejercicios físicos. En cuanto esta persona haya tenido el alta médica debe pasar por exámenes médicos, una revisión médica general, para ver que no haya tenido ninguna repercusión, y posteriormente dosificar el ejercicio paulatino que pueda realizar.

El confinamiento domiciliario por el COVID-19 ha hecho que muchas personas empiecen a desarrollar o incrementar dolores en la región lumbar y cervical debido al sedentarismo, pero también por el cambio de actividades físicas.

Por lo que es necesario estimular de forma gradual las actividades físicas, para mantener la elasticidad y dinamicidad de los músculos y articulaciones, además de una buena alimentación y sobre todo hidratación. / Con información de  UC/MS

Leave a Comment