¿Qué es la salud mental?

La salud mental incluye nuestro bienestar emocional, psicológico y social. Afecta la forma en que pensamos, sentimos y actuamos cuando enfrentamos la vida. También ayuda a determinar cómo manejamos el estrés, nos relacionamos con los demás y tomamos decisiones. La salud mental es importante en todas las etapas de la vida, desde la niñez y la adolescencia hasta la edad adulta y la vejez.

¿Por qué es importante la salud mental?

La salud mental es importante porque puede ayudar a:

  • Enfrentar el estrés de la vida
  • Estar físicamente saludable
  • Mantener buenas relaciones
  • Contribuir en forma significativa a la comunidad
  • Trabajar productivamente
  • Alcanzar su completo potencial

¿Cómo puedo mejorar mi salud mental?

A continuación se presenta una serie de 20 consejos prácticos que pueden ayudar a mejorar la salud mental:

  1. Incrementar la autoconfianza: Reconocer quiénes somos y las fortalezas y debilidades que nos caracterizan, para crear una versión de nosotros mismos con la que nos sintamos más a gusto.
  2. Mantener una alimentación balanceada: Incluir en la dieta una gran cantidad de frutas y vegetales, así como alimentos altos en fibra. Evitar además los productos ricos en azúcares y grasas.
  3. Cultivar las relaciones sociales: Relacionarse con otros incrementa la producción de oxitocina, la cual favorece un estado de bienestar.
  4. Involucrarse en el desarrollo comunitario: Formar parte de programar benéficos o realizar voluntariado.
  5. Expresar lo que se piensa y se siente: Compartir los problemas con otras personas en lugar de callarlos puede ayudar a evitar la depresión.
  6. Pensar en positivo: Los pensamientos negativos solo incrementan el malestar físico y emocional, y por ende pueden afectar nuestra salud mental.
  7. Trabajar en el autocontrol: Aprender a manejar las emociones para evitar que estas afecten nuestra conducta y nuestra salud a corto, mediano y largo plazo.
  8. Descansar lo suficiente: Dormir al menos 8 horas diarias es fundamental para mejorar los procesos de aprendizaje y memoria, así como para reducir los niveles de estrés y depresión.
  9. Hacer ejercicio con regularidad: El ejercicio físico permite la liberación de endorfinas que promueven la sensación de bienestar.
  10. Practicar la meditación: Meditar sirve como una especie de adiestramiento para el cerebro, ayudándole a afrontar las situaciones de estrés.
  11. Estimular al cerebro a través de ejercicios mentales
  12. Cuidar las finanzas: Las personas que administran correctamente sus ingresos evitan en gran medida las situaciones de estrés por falta de dinero.
  13. Pedir ayuda cuando sea necesario: Pedir ayuda no es sinónimo de debilidad. Ante una situación que no pueda manejarse de forma individual, lo mejor es recurrir a ayuda externa, esto permitirá encontrar la solución más rápidamente y aligerar la carga física y emocional.
  14. Trabajar la creatividad: Dibujar, pintar o hacer manualidades puede ayudar a mejorar la agudeza mental y la expresión individual.
  15. Practicar alguna afición de manera frecuente: Esto ayuda a oxigenar el cerebro y relajar la mente, creando una sensación de bienestar.
  16. Mirar la televisión con menos frecuencia: Es mejor optar por actividades que representen un desafío para la mente y el cuerpo, y que los mantenga en actividad.
  17. Ser organizado: Aprender a distribuir las tareas del día a día puede permitir un mejor manejo del tiempo y evitar en gran medida las situaciones de estrés.
  18. Relajarse y entrar en contacto con la naturaleza: Ir a la playa, a la montaña o simplemente sentarse en un jardín puede servir como una especie de terapia para escapar de los problemas del día a día.
  19. Salir de la rutina eventualmente: Hacer lo mismo todos los días puede resultar deprimente, por eso se recomienda variar la rutina con actividades nuevas de vez en cuando.
  20. Trabajar la lectura: Esto estimula la actividad mental y ayuda a desviar la atención de los problemas que pueden causar el estrés.

Leave a Comment