Un día como hoy, pero hace 40 años, Prince estreno «Dirty Mind», su tercer disco. El álbum se considera como la primera obra maestra de la carrera del artista, recordado como un ícono que desafió las convenciones y remeció la escena musical.

Si bien su debut se presentó en 1978 con «For You», fue en la década de los ochenta que Prince se convirtió en todo un fenómeno y en gran parte, es gracias a «Dirty Mind». El tercer disco en su discografía se destaca por presentar las características más reconocibles en el artista: Rebelde, sin sutilezas ni limitaciones, creativo, atrevido y libre.

Prince produjo y compuso el disco en su totalidad y se grabó en su hogar en Minnesota. Las canciones están llenas de referencias sexuales explicitas, algo que molestó a los conservadores de la época, pero que lo convirtió en una leyenda. Gracias a esto se le considera como un álbum que abrió las puertas para lanzamientos más explícitos en años posteriores.

Pero su influencia no solo se refleja en el contenido de las canciones. El disco también es un precedente en la mezcla de géneros e instrumentos musicales, sin restricciones a las «reglas» que seguir para conseguir un éxito. El álbum combina elementos del rock n’ roll, el funk, el synth, new wave, disco, R&B, entre otros. Todo lo anterior, manteniendo un coherente flujo que atrapó a los fanáticos de la década.

Gracias a esto, Prince logró su primer gran éxito con los críticos, quienes tuvieron una recepción tibia de su debut y su homónimo. En reseñas retrospectivas, Pitchfork y AllMusic le dieron una calificación perfecta, destacando su irreverencia y capacidad de mezclar los géneros. Rolling Stone lo incluyó en su lista de los 500 Mejores Discos de la Historia, en la posición 326.

Aunque no gozó el éxito comercial de sus predecesor, pasó a la historia por ser el disco que moldeó el estilo de Prince durante los ochenta. Durante la década lograría tener 6 discos en el Top 10 de Billboard, incluyendo tres número 1.

Si bien el historial del artista con la música comienza desde mucho antes, es en este punto donde comienza a formarse la leyenda. Gracias a «Dirty Mind», Prince dejó en claro sus intenciones en la escena y lo expandió aun más con sus lanzamiento siguientes. A 40 años de su lanzamiento, los fanáticos y medios celebran el disco que permitió conocer al verdadero Prince, sin ningún tapujo y lleno de diversión./Rockandpop.cl-

Leave a Comment