La Organización Panamericana de la Salud (OPS) estima que los hondureños, en un 7.4%, sufren de hipertensión o diabetes o tienen ambas enfermedades.

Así lo informó Salvador Díaz Cano, epidemiólogo de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah), tras señalar que “ambas dolencias atacan especificamente la función renal”.

“Esas dos enfermedades dejan sin funcionar al riñón por el daño que le causan en forma aguda y progresiva, hasta llegar al deterioro total”, agregó.

“Lo que hace el riñón es limpiar de impurezas la sangre, pues de lo contrario, las mismas se van acumulando y se convierten prácticamente en veneno en el flujo sanguíneo”, explicó el galeno.

“La idea de prevenir la hipertensión y la diabetes es para evitar ese tipo de situaciones porque son enfermedades crónicas, de larga duración y sobre todo altamente costosas”, señaló.

“En el país no hay estadísticas oficiales, con el peso científico, en torno a la cantidad de personas que son hipertensas o diabéticas, sólo aproximaciones y dentro de éstas, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha estimado que más o menos en Honduras, un 7.4% de las personas entre 20 y 79 años de edad, presentan diabetes o hipertensión o ambas”, reiteró.

“Desgraciadamente, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) las principales productoras de insuficiencia renal crónica son la diabetes y la hipertensión”, dijo.

“Cada año son más las personas que padecen de esas enfermedades crónicas en nuestro país, debido a que estamos adoptando culturas y formas de alimentación ajenas a las nuestras, eso se convierte en una epidemia silenciosa que se esparce en el mundo entero”, subrayó.

“Cualquier tipo de personas que tiene una vida sedentaria, sin actividad física y con hábitos alimenticios a base de carbohidratos, grasas y sal puede, padecer de esas enfermedades y son las que están más en riesgo”, enfatizó.

“Los síntomas de una persona con problemas renales, son decaimiento, pereza, aumento o reducción en la producción de orina y el consumo abundante de sal provoca la hipertensión que conlleva dolores de cabeza y cambios repentinos de carácter entre otros”, finalizó.

Leave a Comment