La científica en jefe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Soumya Swaminathan, advirtió que las personas jóvenes tendrán que esperar hasta el año 2022 para recibir una vacuna contra el COVID-19, debido a que la producción de las dosis iniciales serán destinadas como prioridad a los grupos de más alto riesgo.

“La gente piensa que el 1 de enero habrá una vacuna y que las cosas volverán a la normalidad, pero las cosas no serán así. Nadie jamás ha producido vacunas en los volúmenes que se necesitarán, así que en 2021 esperamos tener vacunas, pero en una cantidad limitada”, indicó Swaminathan.

En ese sentido, las expectativas de una vacuna que tiene gran parte de la población se retrasará mínimo un año y por eso las personas jóvenes tendrán que seguir tomando las medidas de autocuidado para evitar un posible contagio del coronavirus.

De acuerdo con la OMS, en el mundo hay un consenso de que las primeras personas en ser vacunadas contra el COVID-19 serán los trabajadores de los sistemas de salud que están en primera línea de la lucha contra la pandemia, así como  los ancianos y las personas más vulnerables.

“Una persona joven y saludable tendrá que esperar hasta 2022 para ser vacunada”, sostuvo Swaminathan, al explicar que ante este escenario los jóvenes tendrán una expectativa un poco más larga frente a una posible vacunación.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reportó que en la actualidad existen 42 proyectos de vacuna contra el COVID-19 que vienen siendo objeto de ensayos clínicos en humanos.

Sin embargo, solo diez están en fase 3 de pruebas clínicas, la más avanzada, en la que se vienen realizando aplicaciones con miles de voluntarios en el mundo para poder determinar su seguridad y eficacia para enfrentar la enfermedad que provoca el COVID-19.

Hasta el momento se conoce que las vacunas más avanzadas han sido las desarrolladas en China por los laboratorios Sinopharm y Sinovac Biotech, así como una vacuna que ha sido producida por la Universidad de Oxford y AstraZeneca.

Asimismo, en Estados Unidos las farmacéuticas Pfizer y Moderna también se encuentran realizando fases avanzadas de ensayos clínicos con sus vacunas y se esperan los resultados en los próximos meses.

Por su parte, el Gobierno de Rusia reveló que ha aprobado una segunda vacuna contra el COVID-19 pero los proyectos que se han desarrollado en este país ha generado un escepticismo debido a que estas vacunas no habrían cumplido todos los tiempos requeridos para las fases de ensayos clínicos.

En total, cuarenta ensayos de vacuna se encuentran en alguna de las tres fases de ensayos clínicos y 200 está en pruebas de laboratorio, lo cual sería un claro indicador del interés que tiene el sector farmacéutico y biotecnológico en encontrar una solución para enfrentar la pandemia del COVID-19.

“Hasta que no tengamos los resultados de la fase 3 no sabremos cuáles y cuántas de esas vacunas serán seguras, efectivas y protegerán por un periodo largo”, resaltó Swaminathan.

La representante de la OMS también explicó que los resultados de estos ensayos podrían estar listos a inicios del próximo año, pero luego se tendrá que cumplir con las normativas para la aprobación de una o más vacunas por parte de las autoridades sanitarias.

La OMS ha solicitado a todos las farmacéuticas que están realizando ensayos avanzados de una vacuna contra el COVID-19 que permita un acceso a sus resultados preliminares para poder acelerar la emisión de directivas y regulaciones que podrían aplicarse en todo el mundo.

“Nada debe comprometer los resultados que se obtengan porque se trata de vacunas que serán utilizadas en miles de millones de personas, así que necesitamos estar totalmente seguros de que es la decisión correcta”, indicó Swaminathan.

Finalmente, la OMS ha insistido que la vacunación contra el coronavirus no será la solución definitiva en el corto plazo debido a que no será posible tener una disponibilidad de dosis a gran escala para inmunizar a toda la población al mismo tiempo. /AméricaDigital-

Leave a Comment