No hubo aún confirmación oficial, pero casi. La estrella del pop Justin Bieber será parte del Rock In Rio en 2021. La información llegó desde el reconocido periodista brasileño José Norberto Flesch, quien asegura que el evento tendrá la presencia del intérprete canadiense.

Según los medios brasileños, como la cadena O Globo, Iron Maiden también estaría en la mira y llegarían a compartir cartel junto a “Biebs” en el tan famoso evento de rock, heavy metal, pop y demás géneros. ¿Demás géneros?

Sí. No es nuevo que el pop esté acaparando más y más espacio en el cartel de festival nacido en Brasil y aunque ya a estas alturas no debería tomar por sorpresa a nadie, muchos seguidores del rock —aún hoy— suelen tomarse muy en serio la etiqueta rock en el nombre del megaevento.

Cómo el pop fue relegando al rock en un megaconcierto que lleva al género en su nombre y cómo se fue dando este cambio en uno de los eventos musicales más grandes del mundo. Veamos:

Rock in Rio: un hito en el continente

La historia empieza en Brasil, un joven y prometedor publicista llamado Roberto Medina deseaba ser una estrella de rock desde su infancia, y varios describieron su sueño como descabellado: organizar el mayor evento musical de la historia de Rio de Janeiro.

«Una vez soñé con 1.050 millones de personas juntas, así que esto no es sólo un proyecto musical, sino un movimiento nacional. Este es un gran desafío, pero afortunadamente todo salió bien», aseveró Medina, lleno de alegría y satisfecho por lo logrado.

«Fue difícil persuadir a los artistas para que vinieran a Río de Janeiro en ese momento, porque era la primera vez que Sudamérica organizaba un evento de esta magnitud» dijo Roberto Medina y el trabajo para hacer realidad el Rock in Rio

Queen en su visita a Argentina junto al futbolista Diego Maradona en 1981

El rock descubre América… del sur

Este fue el primer megaconcierto que Sudamérica pudo presenciar. Para mediados de los ochenta, esta parte del continente todavía no era tan visitada por los grandes artistas de la época, a excepción de Queen (1981) y Van Halen (1983) que sí llegaron a presentarse en Brasil y Argentina.

El evento se presentó con todas las luces (hoy una declaración de principios): ser el máximo espectáculo musical, no de Brasil, sino del mundo. Y con algunos cálculos sencillos, es cierto: Desde su debut se lleva a cabo durante siete días individuales con sólo un día de entradas disponibles, es decir, un aforo de 100 mil personas multiplicadas por siete días: 700 mil comparadas con las 200 mil en Glastonbury durante todo el fin de semana el que se realiza.

Line-up a presentarse en el Cidade do Rock de 1985

Los más fervientes y veteranos seguidores de este acontecimiento, que reúne millones de seguidores en todas sus fechas, recuerdan la primera y icónica gran presentación del evento en 1985 que trajo consigo a Queen, Rod Stewart, AC/DC, Ozzy Osbourne, entre otros.

Más de 30 años después, dado el cartel de bandas actual y su histórico nombre, algunos fanáticos cuestionan hoy el momento que el pop fue apoderándose del lineup que anualmente presenta Rock in Rio. Si bien con sus altos y bajos el rock siempre ha estado presente, un género que siempre fue parte de su esencia —a veces sutilmente— es la música pop. Pero… ¿Cuándo empezó a convertirse en lo que algunos empezaron a llamar Pop in Rio?

Queen en su presentación en Rock in Rio en 1985

Los pioneros: NSYNC y Britney Spears

La boyband norteamericana encabezada por Justin Timberlake fue la primera banda pop en hacer su aparición en el Rock in Rio. La que por entonces era una de las agrupaciones que más atención acaparaban en Estados Unidos y el mundo tras su irrupción en la escena pop allá por 1997. Por eso, Roberto Medina comenzó a apostar también por este rubro del mercado musical.

Fue en la tercera edición de Rock In Rio (2001) cuando los intérpretes de “I Want You Back” compartieron fechas junto a Sting, Iron Maiden, Guns N’ Roses y Red Hot Chili Peppers.

No quedó sólo ahí, sino que también se sumó Britney Spears. La Princesa del Pop era considerada desde los 15 años, la revelación de la música estadounidense y a quien se le atribuyó el resurgimiento del teen pop. Ya con éxitos globales de “Baby One More Time” y “Oops… I Did It Again” no tenía mejor carta de presentación para ser llamada al evento musical.

Ambos artistas representaban el boom del pop anglosajón y además, Justin Timberlake y Britney mantenían entonces una relación sentimental, lo cual representaba un mayor interés en juntar sus performances en Rock in Rio.

NSYNC en el escenario

Mayor presencia pop

Ya en 2016, el pop pisaba fuerte en los line-up fecha a fecha. Si bien es cierto que el rock nunca dejó de estar presente, las portadas del evento eran acaparadas por artistas como Shakira, Katy Perry, Maroon 5 y Coldplay. Con el pop ya habiendo tomado protagonismo en el evento y los escenarios. Los principios esenciales del festival era más claros: presentar más y más artistas de la música popular, independientemente del género. El mayor espectáculo musical.

Rock in Rio lleva la denominación en el nombre, pero no por ello está atado al género. Aún cuando, por lo general, pensar en él nos remite a guitarras distorsionadas y baterías estridentes, a las inolvidables actuaciones de Queen, AC/DC u Ozzy Osbourne, e incluso, el que se lleve a cabo en Ciudad del Rock. No, el festival siempre apuntó más alto.

Desde temprano, la música pop ha sido también una parte integral de sus carteles. Si bien inició con NSYNC y Britney Spears, en los últimos años han pasado también Beyoncé, Rihanna, Katy Perry, Shakira, Black Eyed Peas y diversos artistas cariocas como Anitta.

Lisboa y Madrid, con destellos de pop

A raíz del gran éxito, Roberto Medina decidió llevar este gran festival musical hasta Europa en 2004. Precisamente a la capital de Portugal, Lisboa. Fue aquí que estableció el popular acontecimiento bajo el mismo nombre siendo esta acción muy polémica entonces, dada la nueva locación.

En su debut en el Viejo Continente, el espectáculo contó con Paul McCartney, Foo Fighters, Sting y Metallica como principales artistas. La cuota pop la pusieron Britney Spears y el Black Eyed Peas.

Mucho más presencia en la nueva década

Ya 2010 era imposible pensar en Rock in Rio sin pop. Habiendo aterrizado también en Madrid, la edición española dl evento incluyó a Shakira, Miley Cyrus y Rihanna.

En 2014, Rock in Rio albergó a Ed Sheeran, Lorde y Justin Timberlake, ahora como solista tras su paso junto a NSYNC una década antes. En 2016 participaron Maroon 5 y Charlie Puth, además se uniría Ariana Grande, pero finalmente canceló su participación. Dos años más tarde, Bruno Mars, Demi Lovato, Katy Perry y Jessie J se unieron a extensa lista de artistas pop del evento.

Si bien Rock in Rio dejó de realizarse en al locación original por un tiempo considerable debido a la acogida en Europa, nunca se alejó de sus orígenes. A su regreso a Rio, el evento ya contaba con una parilla que incluía rock, rap, pop y hasta EDM.

De vuelta en Brasil, en 2017, se presentaron Fergie, Shawn Mendes y 5 Seconds of Summer, y al año siguiente, Drake, Ellie Goulding, Bebe Rexha, Alok, Panic at the Disco, P!nk, entre otros.

De esta forma, lo que al principio era un deseo: “ser el máximo espectáculo musical, no de Brasil, sino del mundo”, se convirtió en una declaración de principios. Y es que Rock in Rio nació con esa idea. Un gigantesco evento dedicado a la música, nunca exclusivamente al rock. Si bien fue este la semilla de su gestación, también era el soporte lógico para la primera edición dada su popularidad por aquellos años. Pero el festival jamás se casó con el género.

Rock in Rio es el concepto rock expandido más allá del género y de unas cuantas guitarras, bajos y baterías a 4/4. Es también la espectacularidad, la irreverencia, la constante transformación, su impacto social, las estrellas y los divos, la gran parafernalia, las escandalosas performances en el escenario, la experiencia festivalera, el merchandising y más.

Más allá del nombre, no es diferente de Lollapalooza, Glastonbury, Coachella y una serie de festivales que han vivido el mismo proceso. El mismo concepto que considera hoy a AC/DC, Maroon 5 y Post Malone diferentes expresiones de un misma esencia: Rockstars. Y bajo esa premisa, Rock in Rio es naturalmente, un festival de rockstars./Garajedelrock-

Leave a Comment