El presidente español, Pedro Sánchez, aseguró este viernes que la situación del coronavirus en el país ibérico “es grave”.

Durante una comparecencia desde el palacio de La Moncloa, afirmó que el número real de contagios en España supera los tres millones de personas, de acuerdo con las estimaciones, si bien la cifra oficial es de más de un millón 26 mil contagios y 34 mil 500 fallecidos.

Consideró que la causa de que se registren menos fallecimientos que durante la primera ola es que se hacen más pruebas que entonces, hasta alcanzar las 800 mil pruebas semanales a principios de octubre. Esto, además, garantiza la detección del 70% de los casos.

Frente a esta situación es obligado reducir la movilidad y limitar al máximo los contactos entre personas, ya que es en reuniones sociales, el ámbito familiar, el laboral y en el ocio nocturno donde se registra el mayor número de contagios.

Informó que ayer, durante una reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, integrado por las comunidades autónomas y el gobierno central, se acordó el establecimiento de un semáforo de alerta epidemiológica de acuerdo con dos indicadores.

Por un lado, se tomará en cuenta el número de contagios por cada 100 mil personas: menos de 25 casos será considerado riesgo bajo; más de 25 riesgo medio; más de 150 riesgo alto y si se superan los 250 casos se presumirá riesgo extremo.

De acuerdo a los datos dados a conocer por el ministerio de Sanidad, España sufre actualmente una incidencia acumulada de 348 casos por cada 100 mil habitantes.

También se revisará el grado de ocupación de los servicios hospitalarios y de las camas de terapia intensiva. Se considerará riesgo muy alto si el número de camas ocupadas por pacientes de Covid-19 supera el 15% en hospitalización global y el 25% en el caso de las Unidades de Cuidados Intensivos.

Las medidas que adoptarán las comunidades autónomas podrán ir desde la reducción de aforos 75% en el nivel bajo del alerta, la limitación de reuniones a 6 personas en el nivel medio, hasta llegar a la suspensión de actividades no esenciales en el nivel alto de alerta. En el nivel cuarto se tomarán medidas excepcionales que podrán requerir el establecimiento del estado de alarma.

Sánchez enfatizó que vienen “meses muy duros”, pero que se debe “evitar a toda costa recurrir a un nuevo confinamiento domiciliario”, como el vivido durante la primavera.

Aseveró que si se trabaja en conjunto entre los gobiernos y la sociedad, se podrá doblegar nuevamente la curva de contagios, por lo que reclamó unidad a los ciudadanos y a las fuerzas políticas.

Madrid anunció que a partir del sábado quedarán prohibidas las reuniones sociales entre las 12 de la noche y las 6 de la mañana y que a partir del lunes restringirá la movilidad en 32 zonas de salud de 12 municipios.

El País Vasco, por su parte, solicitó al gobierno central que se aplique el estado de alarma en su comunidad, ante el repunte de casos de Covid-19, que superaron los 1,200 en las últimas 24 horas. /Aristegui-

Leave a Comment