Una tecnología láser capaz de analizar en tiempo real las partículas del aire de un espacio concreto y avisar con una alarma de la presencia de los virus especificados (SARS-CoV-2, el coronavirus responsable de la Covid-19, incluido). En directo, muestreando el aire cada segundo, y sin necesidad de tensas horas de espera para el procesado.

Se trata de la tecnología en desarrollo LIF (Laser-Induced Fluorescence, Fluoerescencia Inducida por Láser), un sistema que estudia el espectro de fluorescencia particular que emite cada molécula al haber incidido el láser en ella y que permite distinguir diferentes virus. Su aplicación para detectar el nuevo coronavirus es uno de los diferentes proyectos que están siendo financiados por el Fondo COVID-19 del Ministerio de Ciencia e Innovación.

https://twitter.com/i/status/1318931549002342401

En virología, hasta hace poco tiempo, los sistemas capaces de medir virus en el aire eran muy escasos. Así lo aseveraba en el último episodio de ‘El cazador de cerebros’ Antonio Alcamí Pertejo, el Director del Grupo de Inmunidad y Virómica del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa/CSIC (CBMSO/CSIC). La habitual ausencia de suficiente cantidad de microbios en el aire había convertido la investigación del medio de transmisión de estos patógenos transmitidos de forma aérea en un área poco investigada.

Ahora, la presión ejercida por la gran capacidad de transmisión del SARS-CoV-2 por aerosoles ha provocado que se estén desarrollando nuevos sistemas para medir el aire, uno más de los muchos cambios que la Covid-19 está causando en el ámbito científico.

La investigación sobre nuevos métodos de detección, tanto en el aire como en muestras directas, busca superar la capacidad y la eficiencia de las pruebas PCR tal como vimos en el programa de divulgación científica de La 2. El avance en estas tecnologías supondrá un aumento muy importante en la capacidad de detección temprana y en la contención de brotes de Covid-19, salvando potencialmente miles de vidas. Resumimos estos avances a continuación.

Detección en hospitales

El virólogo Antonio Alcamí lidera un grupo de investigación que lleva unos años estudiando métodos para capturar y medir la presencia de virus en el aire. Cuenta con sensores con filtros a los que, tras un rato absorbiendo aire de un espacio determinado, se les aplica una PCR clásica. Pero también busca maneras rápidas e innovadoras de medir el aire, especialmente pensando en entornos hospitalarios. De hecho, su proyecto tiene tres objetivos principales:

  • Analizar la prevalencia del SARS-CoV-2 en las diferentes áreas que componen un hospital.
  • Optimizar la detección rápida de virus, por ejemplo con nanopartículas identificadoras de RNA y proteínas virales, con métodos capaces de mostrar los resultados de forma colométrica. Alvaro Somoza, IMDEA Nanociencia, Madrid.
  • Optimizar la metodología LIF para conseguir que el aparato detecto el espectro de refracción particular de las moléculas de coronavirus. Xavier Rodó, Instituto de Salud Global de Barcelona.

Estas investigaciones se podrían trasladar a entornos urbanos (transportes públicos, comercios, restauración, calles, zonas peatonales…) y también detectarían diferentes virus como el de la gripe u otros de transmisión aérea./rtve-

Leave a Comment