El Reino Unido comunicó este martes 367 muertes por COVID-19 en las últimas veinticuatro horas, la mayor cifra diaria que se ha registrado desde finales de mayo. 

El Gobierno británico informó asimismo de la detección de 22.885 nuevos contagios y 1.152 ingresos hospitalarios en la última jornada. 

El recuento oficial de decesos por coronavirus desde que empezó la epidemia en el Reino Unido se eleva hasta 45.365, una cifra que incluye a aquellas personas que fallecieron en un plazo de 28 días tras haber dado positivo en un test por primera vez. 

En paralelo, las datos ofrecidos por las agencias estadísticas británicas en base a los apuntes en los certificados de defunción sugieren que las muertes en las que el coronavirus estuvo involucrado superan las 61.000. 

Respecto a la situación asistencial, permanecen ingresadas un total de 9.199 personas con covid-19 en el conjunto del país, una cifra similar a la que se registraba el 16 de mayo, mientras que 852 pacientes requieren ventilación asistida, un nivel análogo al del 26 de mayo. 

La directora médica del sistema de salud público de Inglaterra (PHE, en inglés), Yvonne Doyle, avanzó en un comunicado que la tendencia creciente en el número de muertes probablemente «continuará durante algún tiempo». 

«Cada día vemos más personas dando positivo en los test y un incremento de admisiones hospitalarias. El hecho de que la gravedad de las infecciones sea tan seria como para requerir un ingreso puede llevar, tristemente, a más muertes», afirmó. 

Cerca de ocho millones de personas en Inglaterra estarán bajo el régimen de restricciones más estricto que prevé por ahora el Gobierno a partir del jueves, cuando la ciudad de Nottingham entrará en el máximo nivel de alerta. 

Ese escenario implica el cierre de los bares que no sirvan comida y veta las reuniones sociales, pero no impone restricciones de movilidad./EFE-

Leave a Comment