Los vegetales de hojas verdes son uno de los alimentos que más ventajas aportan a nuestra salud, sin embargo, actualmente su consumo ha disminuido. Los médicos recomiendan incluirlos como parte esencial de cualquier dieta sana, ya que su alto contenido nutricional aporta los complementos vitamínicos necesarios para el cuerpo.

La clorofila presente en las hortalizas verdes las dota de vitaminas, minerales y fibra, que tienen efectos positivos en la digestión, el sistema inmunológico, cardiovascular e incluso según estudios recientes han demostrado que previene el cáncer pues limpia el organismo de sustancias tóxicas.

Beneficios para la salud de los vegetales de hojas verdes.

Diversos estudios médicos han comprobado que las plantas de hojas verdes son ricas en vitaminas A, B, C, E, K, acido fólico, fibra y minerales como el magnesio, manganeso, hierro, potasio y zinc, lo que los convierte en una fuente vital para mejorar la salud y vitalidad del cuerpo.

Las vitaminas que contienen poseen efectos regenerativos, ayudan a acelerar la cicatrización, y gracias a sus propiedades antibacterianas y antiinflamatorias reparan el desgaste en mucosas y piel, además incrementan la formación de colágeno, refuerzan el sistema inmunológico y benefician la visión.

El calcio que proporcionan regula las funciones cardiovasculares, son recomendables para quienes sufren problemas de circulación pues mejora la contracción muscular y la coagulación sanguínea. Este componente también optimiza el sistema óseo, endureciendo los huesos y por eso se indica a personas que sufran de osteoporosis o artritis.

La gran cantidad de clorofila que le proporciona el color verde a las plantas actúa como un depurativo natural, purifica y oxigena la sangre, previene anemias y la aparición de alergias, ya que descongestiona los pulmones y reduce la flema.

Así mismo propicia el correcto funcionamiento del hígado, los riñones y la vesícula pues interviene en el proceso de desintoxicación, activando el mecanismo celular de estos órganos y ayudándolos a cumplir su labor.

Por su parte la fibra que aportan mejora la digestión y regenera la flora intestinal lo que previene el estreñimiento y la diarrea.

Se considera que los nutrientes esenciales en los vegetales verdes previenen el cáncer, pues contribuyen a la regeneración de las células y llenan de vitalidad el cuerpo.

El ácido fólico es recomendado a mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, por lo que el consumo de vegetales es esencial ya que sus nutrientes se transmitan al bebé fortaleciendo y nutriendo su organismo.

Entre todos los vegetales verdes del mundo natural existen algunos que tienen una carga particularmente mayor de vitaminas y minerales, por lo tanto no deben faltar en nuestra dieta:

1 Berros

De la misma familia que los canónigos, sus pequeñas hojas aportan un alto contenido en vitaminas A, C y K, además de ser muy bajos en calorías y pueden disminuir el riesgo de diabetes tipo 2.

Según un estudio desarrollado por la Universidad de Pittsburg, su extracto podría inhibir la acción de sustancias cancerígenas derivadas del tabaco en fumadores.

2 Acelgas

13272581 – chard leaves on a white background

Su alta concentración de vitamina K y de magnesio la convierte en una hoja extraordinaria para regular la función muscular y nerviosa, la glucosa en sangre y la presión arterial. La vitamina K no solo es beneficiosa para la correcta coagulación de la sangre, además, mejora el metabolismo de los huesos.

3 Espinacas

Otro “superalimento” del que se beneficiaba el mismo Popeye. Ideal si buscamos potasio y hierro, adecuados para el correcto funcionamiento de las células de la sangre.Sin embargo, este vegetal es rico en oxalatos, un componente que dificulta la asimilación de algunos minerales.

De hecho, la espinaca es muy rica en calcio pero solo absorbemos un 5% de éste debido a esta sustancia.

4 Lechuga

Una buena ensalada comienza por elegir una lechuga adecuada. Como hay distintas variedades recurriremos al criterio del color. La más blanca, la conocida como iceberg tiene una concentración menor de nutrientes y estará más aguada. “Cuanto más verde sea su hoja más nutrientes tendrá”

5 Coliflor

Su alta concentración de ácido fólico, es decir, vitamina B9, hace que sean muy recomendadas duranteel embarazo y la lactancia aunque se recomiendan en cualquier otra circunstancia. También posee vitamina K.

6 Brócoli

Es conocido por su gran efecto antioxidante, se recomienda su consumo crudo pues así mantiene sus propiedades, ha demostrado ser uno de los mejores anticancerígenos naturales y tiene grandes dosis de vitamina A, C y K, así como calcio y ácido fólico, además de fibra que regula las funciones intestinales y es por tanto recomendado a pacientes que padezcan úlceras o gastritis.

7 Apio

Es un gran diurético. Contiene un aceite esencial que dilata los vasos renales, lo que es de gran ayuda para evitar retención de líquidos y para eliminar toxinas. Tiene un alto contenido de potasio, ideal para controlar la hipertensión arterial. Tiene un escaso valor calórico ya que contiene mucha agua.

Los nutricionistas recomiendan ingerir al menos tres tazas semanales de estas plantas, lo que equivale a incluir media taza diaria en tus comidas, pruébalos y comprueba sus beneficios. No olvides consultar a tu médico cada vez que hagas cambios significativos en tu dieta./EFE-

Leave a Comment