Se trata de un inmueble de estilo californiano construido en 1910 por un magnate del petróleo, si bien Brad Pitt tiene mucho que ver en su ampliación —compró varios terrenos adyacentes— y en su nueva apariencia, pues ha estado siempre muy involucrado tanto en el diseño como en la construcción de nuevas estructuras y la remodelación de las antiguas.

La historia del lugar no acaba ahí, pues aparte de ser la casa en la que Brad vivió muchos años, incluidos aquellos con Angelina Jolie y sus seis hijos hasta su separación en 2016, también es la casa en la que Jimi Hendrix escribió una de sus canciones más reconocidas: May This Be Love.

La casa principal tiene unos 625 metros cuadrados y, en general, la propiedad cuenta con todas las comodidades posibles: pista de patinaje, salón de baile, sala de cine, varias plazas de garaje —con un aparcamiento exclusivo para motocicletas—, una casa de piedra y un enorme estanque Koi.

La propiedad, al estar rodeada de enormes jardines, la hace prácticamente perfecta para alejar a los curiosos y los paparazzis, amén de que está dentro de una comunidad privada de Hollywood Hills, en Los Ángeles.

A pesar de todo, Brad Pitt ha perdido dinero, teniendo en cuenta que su primera tasación, en enero de este mismo año, era de 45 millones de dólares. Aún así, el intérprete ya ha encontrado su nueva residencia en Carmel, al norte de California. /Con información de 20Minutos-