Carlos Rivera se sincera y muestra la parte más íntima de su vida: “Cada vez cuesta más trabajo”

Como si se tratara de un grito, una emoción contenida, o hasta un desahogo, Carlos Rivera muestra su lado más sensible. No importan las opiniones, parecer vulnerable o si todavía es algo tabú: después de casi 20 años de carrera no busca otra cosa que conectar con su gente. Con este sentimiento el artista creó Sincerándome, su último álbum.

1Genuino, sin miedo a expresar lo que siente y 100% sincero, así podría definirse a esta nueva etapa del autor de “Solo Tú”, quien, en medio de la espera del nacimiento de su primer hijo León buscó compartir sus experiencias más íntimas y personales. “Es algo que cada vez cuesta más trabajo, pero que es más necesario. Hoy se habla mucho de la necesidad de expresar lo que uno siente, de la salud mental, de todas estas cosas que pareciera que antes nadie debía hablar de eso y hasta sonaba raro, como si fuera de una energía pesada. Pero no, al contrario: es ir soltando lastres y equipajes pesados que al final te hacen seguir fluyendo. Eso mismo me ha pasado con el álbum”, le cuenta a Teleshow.

No se trata de un disco más, es el séptimo de su carrera y el más importante como compositor, ya que las canciones son por completo suyas, en rol de cantautor. “Ha sido un disco muy especial lleno de satisfacciones dice el mexicano. Lo hice de una manera muy personal, mostrando la parte más íntima de mi vida compartida por medio de canciones. La gente se ha apropiado de estas canciones para su vida personal y hemos hecho una intimidad muy bonita”.

El nuevo trabajo no solo tuvo el desafío de revelar sus sentimientos más profundos, sino también la búsqueda de lograr canciones que puedan perdurar en el tiempo, algo que con el frenesí actual parece cada vez más difícil. “Fue importante más ahora que la música es tan efímera, donde de repente pueden ser un súper número uno, pero después pasa poco tiempo y ya no quieres volver a escuchar esa canción nunca más”, sostiene el actor, que puso su voz en Coco, la película de Disney.

Rivera sostiene su mirada y no cede a las corrientes actuales, aunque asegura que los tiempos que corren presionan constantemente. “Estás tentado todo el tiempo. ‘¿Y si mejor hago un álbum que sea un súper hit?’. Y entonces pensar más como hit maker, que es una fábrica literalmente que sabes que si lo haces de tal manera, con tal estructura, es mucho más fácil que pueda ser un éxito, ¿no? Y te soy súper sincero: en este álbum no hubo una sola canción que haya pensado en si la escribía de una manera más comercial, si no al contrario, la escribí porque necesitaba escribirla, contarla”.

Ahora, tras el lanzamiento de su séptimo disco buscará, transmitir toda esa energía en sus shows en Argentina: el 24 de noviembre en el Movistar Arena de Buenos Aires, dos días más tarde en el Quality Estadio de Córdoba y el 28 en el Metropolitano de Rosario, Santa Fe.

Su llegada a la Argentina

Entre gritos, flashes y teléfonos que se asoman buscando una foto, a su alrededor, una multitud de fans lo intercepta y le da la bienvenida al país. Abrazos, selfies y firmas, el cantante comparte con todos los fans. Paso a paso, intenta avanzar entre la multitud, aunque dándose el tiempo para cada foto y saludo.

En medio de ese amor recuerda cuando llegó por primera vez a Argentina, y tan solo tres o cuatro personas lo esperaban en el Aeropuerto. Obstinado y decidido a triunfar con su música en nuevos países, Rivera había buscado sacar el máximo provecho y hasta llegó a resignar muchas cosas. “Cuando llego aquí me doy cuenta de que había que trabajar mucho si realmente quería lograrlo y la manera era, pues, que si en ese tiempo había dos boletos de avión y dos habitaciones de hotel para poder venir con mi personal manager, yo pensé: ‘¿Por qué no mejor voy solo y me llevan dos veces? O si hay para dos viajes, ¿por qué mejor no voy solo cuatro veces?’. Entonces empecé a hacer y llegaba solito a aquí a Argentina, llegaba Ezeiza y me recibían mis tres o cuatro fans que tenía en ese momento”.

El calendario marcaba pleno 2013 cuando el artista todavía no lideraba los rankings y sus canciones no estaban en boca de todos. Sin embargo, poco a poco empezaron a apostar por él en este país. A cuatro años de su último show en el país, el autor de “Te Esperaba” recuerda cómo fue ese primer amor con la gente. “Argentina fue el país que más rápido abrazó mi música, desde la primera vez que vine aquí hubo una conexión instantánea. Cuando empecé a venir en ese tiempo todavía no era número uno en México y entonces era más difícil. Cuando ya eres un artista reconocido en tu lugar de origen, pues digamos que los presupuestos dan para para todo, ¿no? Acá, era como un artista que seguía picando piedra”.

En esa historia de amor, que ya cumple 10 años de relación, un show marcó a Carlos Rivera para siempre: el día que llegó al ND Teatro. Esa primera presentación en el país abrió la puerta a un camino cada vez más brillante con escenarios como el Hipódromo de Palermo, el Luna Park y ahora, el Movistar Arena. “Por eso para mí el tardar tanto tiempo en volver, por culpa de la pandemia, fue muy fuerte, porque Argentina es un territorio que yo amo profundamente. Y mis fans, yo creo, son de las más apasionadas, sino las más de todo el mundo. Con mi equipo, estaba como ‘¿Y cuándo vamos a ir, cuándo vamos a ir?’”, revela.

Con Un Tour a Todas Partes, el artista encara una gira que lo llevará por más de 20 países, como México, España, Estados Unidos, Argentina, Chile, Colombia y Costa Rica, entre otros. En cada show se vive una noche para vivir el amor a pleno, y donde el público es protagonista, desde momentos para proponer matrimonio hasta recordar a amigos y familiares que ya no están. Y terminar con los ojos llenos de lágrimas y emoción, gracias a las canciones de Carlos Rivera, que conectan como nunca con su público. /Con información de Infobae-

Te puede
Interesar