Enrique Bunbury, toda una vida entregada a la música

Todos le conocemos como Enrique Bunbury, pero su nombre completo es Enrique Ortiz de Landázuri Izarduy. Lleva la música en vena, aunque en el camino tuvo que librar más de un obstáculo. Su primer tonteo con el mundillo fue a los 14 años, cuando entró a tocar por primera vez en un grupo llamado Apocalipsis, y desde entonces no ha parado de crear. Su debut y su salto a la fama llegaría en 1986 con Héroes del Silencio y su primer material como solista en 1997, el mismo día que cumplía 30 años.

Hoy, Bunbury celebra su 55 cumpleaños y hoy  le rendimos un pequeño homenaje.

Símbolo de Héroes del Silencio

Los 90 son sinónimo de cambio. Alemania deja de estar dividida en dos, la ONU lo declara como Año Internacional de la Alfabetización, Mijaíl Gorbachov es nombrado Premio Nobel de la Paz… Y, mientras, en este contexto, los chicos de Héroes del Silencio publicaban su segundo álbum de estudio, Senderos de traición, en el que se encuentra el temazo de los temazos, “Entre dos tierras”, declarada una de las mejores canciones del rock español.

Los toques de guitarra de Juan Valdivia, la base rítmica del batería Pedro Andreu, el trabajo del bajista Joaquín Cardiel y la voz de nuestro protagonista, Enrique Bunbury, unidos en este poderoso himno del rock and roll.

A mediados de los años 80, las canciones de Héroes del Silencio ya sonaban en todas las discotecas y en todos los garitos de España, aunque su música nunca entendió de fronteras ni de tiempo. Un grupo marcado por el carácter y la puesta en escena de Enrique Bunbury.

Y qué decir tienen sus letras, el sello más personal de la banda. Tan elaboradas, rebuscadas y repletas de metáforas y referencias a grandes maestros de la literatura como Oscar Wilde o Alejandro Casona. Incluso se dice que el mismo apellido artístico de Enrique, Bunbury, fue tomado de una novela de Wilde, en el que se refleja una vez más la actitud insaciable del artista.

Rescatamos aquellas rarezas, aquellas canciones que quizás no son las más conocidas, pero que merece la pena recordar en un día como este. Todo un dulce para nuestros oídos.

“Deshacer el mundo”, “Héroe de leyenda”, “Mar adentro”, “Hechizo”, “Decadencia”, “Maldito duende”, “Flor de loto”, “La herida”… ¡Y muchos más! Aquí, en El vuelo del Fénix, directo de nuestro archivo sonoro a tu memoria.

1 68Carrera en solitario

Fue en 1997 cuando Bunbury nos sorprendió con su primer trabajo en solitario. Un disco con aires diferentes a lo que nos tenían acostumbrados Héroes del Silencio y que los fieles seguidores de la banda no terminaron de comprender. Sin embargo, este trabajo significó su debut en la música en solitario y un punto de inflexión en su carrera.

En el que sí esculpió un estilo reconocible de Héroes del Silencio fue en MTV Unplugged: El libro de las mutaciones, publicado el 27 de noviembre de 2015. Un proyecto descarado y personal que Enrique Bunbury llevaba acariciando mucho tiempo con algo más que un guiño a México y rodeado de amigos. Entre ellos, Vetusta Morla.

En El libro de las mutaciones, grabado en México, hizo una restrospectiva de su discografía, algo que se le resistió durante algún tiempo: “El futuro siempre me parece más interesante que el pasado y pensaba que echar la vista atrás era un poco el final de una etapa y me he resistido hasta ahora que ya he aceptado que efectivamente es un buen momento para hacer una recapitulación”, contaba Bunbury en una entrevista concedida a Las mañanas de RNE con Alfredo Menéndez. “Y de hecho me parece un ejercicio divertido coger tus propias canciones y darles vida de otra manera diferente. Otra opción diferente de la canción”.

Aunque es cierto que muchos hits de Bunbury no se incluyeron en este trabajo, como “Lady blue” o “El extranjero”, porque para el artista son canciones que “ya había interpretado demasiadas veces”, otras, nos aseguraba “pensaba que merecían una segunda oportunidad”. Y, como no, algunas de ellas son de su época con Héroes del Silencio.

“Un disco oscuro y por momentos pesimista, con una parte final en la que aparecen una serie de refugios en los que yo, particularmente, encuentro cobijo”, así definía Bunbury su siguiente álbum lanzado en 2017, el noveno de su carrera: Expectativas. Y del que se dijo que era “el más carnívoro, feroz y diagnosticador” de los que había lanzado hasta la fecha. Paradójico, teniendo en cuanta que Enrique es vegano y no come carne. “La verdad que es un disco muy compacto, en el que, por un lado, hemos tenido la parte más orgánica y, luego por otro lado, la parte más digital”, explicaba.

Integrado por 11 temazos que hablan de una realidad distópica, de una sociedad lejos de ser perfecta. ¿Lo recuerdas?

“Es una canción que escribí hace mucho tiempo sobre una relación entre dos personas que no se soportaban y que tenían que poner tierra de por medio para no acabar matándose el uno al otro”.

En este viaje sonoro en homenaje a Bunbury vamos despacio y dejándonos llevar por su música. Tras más de tres décadas de trayectoria a sus espaldas, sigue empeñado en hacer el disco más oscuro de su carrera, aunque nunca está seguro de haberlo logrado.

Su penúltimo trabajo se publicaba en mayo de 2020, Posible, en el que la poesía gana un peso especial con respecto a otros discos y abre la puerta a sonidos eléctricos así como a la necesidad de expresarse.

“Creo que es de los discos más oscuros de mi carrera. Es un disco en el que he buscado el minimalismo y he buscado, por otro lado, huir del formato banda y trabajar más en el estudio de grabación con las posibilidades técnicas que ahora nos ofrecen los ordenadores y los estudios. Es un disco en el que, a diferencia de los dos anteriores, es mucho más personal y en el que lo poético y lo reflexivo intentan ir de la mano”, así nos lo explicaba el mismo Enrique Bunbury en Por tres razones.

Pasados unos meses, en diciembre de ese mismo año, llegaba Curso de levitación intensivo y, en 2021, a punto de cumplir 35 años en la música, Bunbury lo celebraba por partida triple: con su primer libro de poesía, Exilio Topanga, con la grabación de un EP, El puerto, y con una gira de despedida de los escenarios que, lamentablemente, en mayo se veía obligado a cancelar por problemas de garganta. /Con información de rtve.es- 

Te puede
Interesar