La cultura de la cancelación llegó a Blancanieves

Katie Dowd, la editora administrativa del diario SFGATE (San Francisco Chronicle), hizo un análisis sobre la reapertura de Disneyland después de más de 400 días producto de la pandemia del coronavirus. En el texto, escribió sobre la renovada atracción de Blancanieves y, aunque elogió lo ofrecido al público, también dejó una importante crítica a los organizadores del parque.

“El deseo encantado de Blancanieves” muestra una nueva cara desde su apertura el 30 de abril e intenta ser fiel a la película original de 1937. Sin embargo, SFGATE opinó que Disney perdió la oportunidad de actualizar la historia a los tiempos que corren e incluyó una escena que fomenta conductas inapropiadas.

“El nuevo gran final de El deseo encantado de Blancanieves es el momento en que el Príncipe encuentra a Blancanieves dormida bajo el hechizo de la Reina Malvada y le da un ‘beso de amor verdadero’ para liberarla del encantamiento. Un beso que le da sin su consentimiento, mientras ella duerme, que no puede ser amor verdadero si solo una persona sabe que está sucediendo“, afirmó la columnista en tono de protesta.

La analista aseguró que “es difícil entender por qué Disneyland en 2021 elegiría agregar una escena con ideas tan anticuadas de lo que un hombre puede hacer con una mujer”.

La opinión del medio de San Francisco dio la vuelta al mundo y generó una gran controversia entre los que piden cancelar la cinta y quienes creen que sería ridículo.

El beso sin consentimiento del príncipe está en la mira, a pesar de tratarse de una historia que nació en los cuentos de los hermanos Grimm en 1812 y que tuvo diversas adaptaciones en el cine. Igual que sucedió en casos como Pepe Le Pew o Doña Florinda, las opiniones se dividen entre los que entienden a la obra en el contexto de la sociedad que la produjo o quienes la quieren modificar para difundir los valores actuales. / Con información de Spoiler-

Te puede
Interesar