Las mejores series coreanas que puedes ver en Netflix

Las series coreanas están de moda en Netflix, sobre todo después del enorme éxito de El juego del calamar.

El catálogo es amplio, con más de 30 títulos originales de k-dramas, como llaman a los dramas producidos en Corea del Sur.

En ocasiones, sus temáticas son muy similares a la de un “culebrón” latinoamericano, pero un k-drama es una serie más breve, de entre 12 y 30 capítulos en total.

La mayoría de estas historias se mueven entre la intriga y el misterio, donde el romance siempre tiene un papel importante.

Acá, nuestras series coreanas recomendadas.

Woo, una aboga extraordinaria

Woo una abogada extraordinaria 12

Desde su llegada a Netflix, Woo, una abogada extraordinaria se convirtió en todo un éxito entre sus abonados, acumulando ni más ni menos que 45,58 millones de horas de visionado en pocos días.

Un suceso a nivel mundial que hace eco de lo que sucedió con el k-drama en su país de origen, Corea del Sur, y que refleja la buena llegada de las series centradas en personas que son parte del espectro autista, como The good doctor y Atípico, además de la buena factura del espacio escrito por Moon Ji-won.

El cual se centra en Woo Young-woo (Park Eun-bin), quien en su infancia fue diagnosticada con trastorno del espectro autista (TEA) y en su adultez es una abogada que entra a trabajar en el bufete Hanbada.

Ahí, Woo se convierte en la pieza clave de distintos litigios, los que que se exponen en cada uno de los 16 episodios del espacio, que da un gran paso, aunque no perfecto, en la visibilización del espectro autista.

Lo que la convierte en una de las producciones surcoreanas más singulares y atractivas de lo que va del año, al mismo tiempo que su protagonista se posiciona como una de las figuras más entrañables de la pantalla.

Nuestro horizonte azul

Nuestro horizonte azul

La isla de Jeju, ubicada en el estrecho de Corea, ha sido el entorno de escenas de conocidos k-dramas, como Los chicos son mejores que las flores. Pero en Nuestro horizonte azul es parte esencial de su trama.

Ya que el espacio creado por Noh Hee-kyung y producido por Studio Dragon se centra en los dramas que viven día a día un grupo de sus habitantes y amigos, revelando además la cotidianidad en la que se desenvuelven.

Así, sus tres primeras emisiones se enfocan en Jung Eun-hui (Lee Jung-eun) y Choi Han-su (Cha Seung-won), antiguos compañeros y amigos de secundaria que se reencuentran en Jeju tras varios años sin verse.

Pero es una serie coral, por lo que mientras desarrolla esta historia también va mostrando a quienes más tarde se tomarán el protagonismo de su narración. Entre ellos Jeong-jun (Kim Woo-bin) y Dong-Seok (Lee Byung-hun).

A lo que se suma un conflictivo embarazo adolescente y las agridulces vivencias de quienes rodean a los personajes principales en su día a día. En una cautivante apuesta que se mueve entre lo cotidiano y el buen melodrama.

Propuesta laboral

Propuesta laboral 14

Otro webtoon o historieta digital llegó a Netflix convertido en serie: Sanae matsun (literalmente La cita a ciegas de la oficina), la creación de Hae Hwa publicada entre 2017 y 2018 en Kakao Page y que es la base de los 12 capítulos del k-drama que estrenó la plataforma.

Así los personajes que se hicieron célebres como dibujos adquieren vida y son la esencia de un atractivo relato, donde la comedia y el romance llevan al espectador por una narración con muchos guiños a su fuente original.

El que tiene como protagonista a un serio, pero muy atractivo protagonista masculino, Kang Tae-Mu (Ahn Hyo-Seop), joven heredero de Alimentos Go Food que acaba de llegar desde el extranjero para hacerse cargo de la presidencia de la empresa que maneja su abuelo.

Al mismo tiempo que conoce a Shin Ha-Ri (Kim Se-Jeong), una investigadora en Go Food y con ella comienza una serie de encuentros y desencuentros que irán lentamente acercando al en apariencia distante heredero y la vivaz Ha-Ri, quien ante él oculta que es su empleada de las formas más disparatadas.

Mientras hace gala de un estilo de vestir y maquillaje un tanto exagerados, que en un principio impactan al abuelo del joven presidente, el director Kang Da-Koo (Lee Deok-Hwa), un hipocondríaco amante de los k-dramas.

El sonido de la magia

El sonido de la magia

El webtoon, o historieta digital, Annarasumanara, creación de Ha Il-kwon inspira seis capítulos de esta serie que posee un ingrediente singular: canciones.

Esto porque El sonido de la magia es también un musical, donde los personajes dan a conocer sus experiencias al ritmo de sus temas y coreografías.

En el que se conoce la historia de Yoon Ah-yi (Choi Sung-eun), una tímida chica que debe trabajar media jornada para mantenerse a ella y su hermanita, y que en un parque de diversiones abandonado conoce al mago Ri-Eul (Ji Chang-wook), quien se convertirá en su protector y maestro.

En el centro dramático de un relato que es acompañado por una subtrama que se mueve por el suspenso. Lo que hace que la singular serie, por abarcar tantos géneros, se vuelva compleja, restando ritmo y encanto a su trama.

Veinticinco, veintiuno

Veinticinco veintiuno 7

Entre 1997 y 1998 se experimentó la que luego sería conocida como la Gran Crisis Financiera Asiática, que afectó a Tailandia, Indonesia y Corea del Sur. La cual es la detonante del relato del K-drama creado por Hong Ki-sung y Kim Young-kyu, que tras su debut por el canal de cable tvN se convirtió en uno de los espacios más vistos de su país.

Fenómeno que se repitió después de su llegada a Netflix, convirtiendo a la serie en uno de los títulos más vistos en diferentes países, gracias a su mezcla de romance, drama y algo de comedia.

La que a través de sus 16 episodios muestra la amistad entre Na Hee-do (Kim Tae-ri), un adolescente que practica esgrima, y el nuevo repartidor de diarios de su barrio, Baek Yi-jin (Nam Joo-hyuk).

Un relato que tiene un doble eje argumental: por un lado la relación que va creciendo entre ambos, como también la creciente rivalidad deportiva entre ella y su antes idolatrada esgrimista Yu-rim.

Donde además es clave el juego que realiza la narración entre presente y pasado, como también entre drama, romance y comedia. Sin olvidar un elemento clave de la serie: el encanto de la pareja protagónica.

Tribunal de menores

Tribunal de Menores

El drama romántico ha sido por años una de las cartas de presentación de las series coreanas que han llegado a Netflix. Pero con el debut de Tribunal de menores lo dramático se expande ahora hacia el conflicto social, legal y criminal.

Problemáticas que pueden presentarse en cualquier rincón del mundo y acá se toman cada uno de los 10 capítulos de la producción dirigida por Hong Jong-chan, que tiene como eje de su narración el juzgado de menores del distrito de Yeonhwa.

Hasta donde llega como nueva integrante de su equipo de jueces la respetada abogada Shim Eun-seok (Kim Hye-soo), quien viene precedida por una reputación como excelente profesional, pero muy fría en su trato con quienes la rodean. La misma que deja muy claro el porqué decidió trabajar en ese cargo: su odio hacía los delincuentes juveniles.

Así, se va haciendo cargo de distintos casos, donde los jóvenes son victimarios tras ser víctimas de malos padres o una sociedad que no los ayuda y en los que pone en marcha su implacable sentido de justicia, aunque esto le cueste más de un problema.

La particular apuesta de esta serie, donde el desempeño de Kim Hye-soo como su singular protagonista se roba la pantalla, ya que logra que el público empatice con ella a pesar de esa coraza de frialdad que esconde un gran drama personal.

Estamos muertos

Estamos Muertos 12

Al igual que otros títulos hechos en ese país, la nueva serie surcoreana de Netflix tiene como base un webtoon, o historieta digital, llamado Jigeum woori hakkyoneun.

Esta vez los elementos centrales de su narración, que se despliega en 12 capítulos, son el terror y el gore que desata una plaga zombi que repentinamente afecta a la ciudad de Hyosan y tiene como sus primeras víctimas a los alumnos de una escuela.

La que surge desde el laboratorio que tiene en una la Secundaria Hosan Lee Byeong Chan (Kim Byeong-cheol), un científico y profesor que decidió experimentar en su propio hijo un virus que cambiaría su personalidad y lo haría defenderse de los ataques que recibía.

Pero su experimento no resulta y, en cambio, transforma en zombis a las personas y se convierte en el detonante de una plaga luego de que una estudiante se contagia y muerde a sus compañeros y a quienes la atienden en el hospital a la que es derivada al suponerse que está enferma.

Desde ese momento “la enfermedad” comienza a esparcirse por el colegio y pronto avanza rápidamente por la ciudad. Así, mientras el relato principal se centra en la secundaria, la serie despliega otras subtramas, complementando su terror zombi, bastante sangriento, con el drama del rescate y los conflictos que surgen entre los jóvenes.

Rumbo al infierno

Rumbo al Infierno 5

La nueva serie surcoreana de Netflix carga con el peso de debutar después del fenómeno mundial en que se convirtió El juego del calamar. Un desafío detrás del cual se encuentra Yeon Sang-ho, quien hace cinco años sorprendió a la crítica y el público con Estación zombie.

El realizador que junto al dibujante Choi Gyu-seok creó la webtoon, o historieta digital, titulada Infierno, que explora la historia de cómo surge el caos social después de que suceden graves hechos paranormales, que son aprovechados por un grupo religioso y que llegó al streaming convertido en una atrapante serie.

La cual está compuesta de seis episodios y donde terroríficas criaturas de gran tamaño y musculatura, que parecen estar compuestos por humo, atacan violentamente a personas que estarían destinadas a ir al infierno.

Hechos que para los integrantes de La Nueva Verdad, organización religiosa liderada por el Presidente Jung Jin-soo (Yoo Ah-in), son obras de Dios, quien los envaría para castigar a los pecadores y mandarlos al infierno.

Así, entre lo paranormal y el fanatismo, el drama y la violencia, se va desarrollando Rumbo al infierno, donde además son claves, para mantener siempre en alerta al espectador, diferentes revelaciones y un traslado a cuatro años en el futuro, donde cambia su protagonismo.

El amor es como el chachachá

El Amor es Como el Chachacha%CC%81 2

A comienzos de octubre, al mismo tiempo que en su país de origen se veían los últimos episodios, comenzó a emitirse a través de Netflix la exitosa serie El amor es como el chachachá, uno de los mayores éxitos de público en Corea del Sur en los últimos meses.

El k-drama que revisita la popular película Mr. Hong (2004) y que tiene como escenario la ficticia y calmada localidad junto al mar de Gongjin, hasta donde llega la treintañera dentista Yoon Hye-Jin (Shin Min-A) para abrir su consulta.

Ahí conoce a Hong Du-Sik (Kim Sun-Ho), joven lugareño conocido por todos como Jefe Hong y que realiza múltiples labores en Gongjin, ya que no solo es corredor de propiedades, pescador, barista y mozo del café local, sino que también hace todo tipo de reparaciones y en su tiempo libre surfea.

Y como es de esperar, desde el primer momento en que se cruzan sus caminos, la fuerte atracción entre el ocupado Jefe Hong y la consumista Hye-Jin es inevitable, aunque sus personalidades y trato hacia los demás sean muy distintos la mayor parte de las veces.

Romance que es el eje de esta historia que logra enganchar desde un primer minuto al espectador gracias a la calidez de su historia y divertidos personajes, y la química entre su pareja protagónica.

El juego del calamar

El juego del calamar 3 ok

En todo un fenómeno de audiencia se transformó este k-drama que, a través de nueve capítulos, presenta una singular historia que mezcla drama con violencia para mostrar cómo decenas de personas apuestan la vida por los millones de un arriesgado juego.

El cual se inspira en uno de los pasatiempos de los niños surcoreanos que ha traspasado las décadas y que, como lo muestran las imágenes iniciales en blanco y negro del espacio, se jugaba sobre una figura marcada en la tierra que simulaba un gran calamar.

Juego al que su protagonista principal, un hombre agobiado por las deudas, decide sumarse y llega a un sitio que convoca a los 456 participantes de una competencia que lidera un enmascarado.

La que constará de varios juegos y monitorean decenas de hombres vestidos de fucsia y con sus rostros cubiertos y  donde algunos concursantes hasta resultan muertos.

Una mortífera competencia que es el arco principal de la narración de El juego del calamar -al que se suma una subtrama con un policía encubierto-, donde la violencia y la muerte se unen al drama y muy buenas actuaciones, conformando una serie para adultos que solo ratifica el gran nivel alcanzado por los k-dramas. /Con información de LtFinde- 

Te puede
Interesar