Monstruos de Cracovia: la serie donde el misterio se suma al horror mitológico

El catálogo de series de Netflix incluye títulos de varios países de Europa, entre los que los thrillers polacos se destacan gracias a producciones como Despiértate. Un género que ahora se combina con terror y fantasía en Monstruos de Cracovia.

2 7El espacio dirigido por Katarzyna Adamik y Olga Chajdas que ambienta sus ochos capítulos en la gran ciudad del sur de Polonia, para mostrar una historia que tiene como inspiración algunos de los personajes que pueblan la mitología eslava.

La cual se inicia con su protagonista, Alex (Barbara Liberek), disfrutando de una noche en un club nocturno, donde bebé y coquetea con algunos en la pista de baile. Hasta que un poco después despierta en su cama con una pesadilla.

Un mal sueño que se suma a los que tiene constantemente, como se lo hace ver su compañera de residencia y de la facultad de Medicina, quien, como estudiante de psiquiatría, trata de aconsejarla sin buenos resultados.

Esto porque la actitud de Alex, quien se llama realmente Aleksandra Walas, siempre parece fría e indiferente. Pero algo le interesa: el área forense, lo que la llevó a integrarse a la Escuela de Medicina y comenzar su primer año.

Donde como paso inicial da el acostumbrado examen de ingreso. Un formulario que llama la atención del famoso docente y tanatólogo Jan Zawadzki (Andrzej Chyra), por unos dibujos que Alex hizo en una de las orillas de la hoja de papel.

Los que luego el profesor y su asistente vinculan con El Señor del Inframundo, un dato no menor teniendo en cuenta lo que descubren sobre la chica en internet: cuando era niña sobrevivió a dos accidentes, uno en una piscina y otro en auto.

Pero algo más extraño viene después, cuando Alex recibe la noticia que ahora es parte del grupo de estudiantes que trabaja con Zawadzki y deberá vivir junto a ellos. Aunque ella no lo vincula a la3 2 extraña prueba a que él la sometió.

Lo que la lleva a unirse a un singular grupo que, como se sabe después, no son simples estudiantes, sino que poseen diferentes dones que usan para monitorear a las extrañas criaturas que cohabitan con los humanos, sin que estos se den cuenta.

Las que en la antigua mitología eslava eran vistas como deidades. Sin embargo, ahora una de ellas, llamada Harevit, dejó su lado amable para atacar a un niño ante los ojos de Alex. Algo que quizás haya provocado un Marcholt o demonio inferior.

Así, sin una mayor explicación para la protagonista, esta se ve envuelta en la búsqueda por una ser que se ha vuelto muy peligroso. Que tiene una fijación por Alex y tal vez se relacione con los hechos de su traumático pasado y algo peor.

Una figura poderosa que se convertirá en el gran antagonista de Monstruos de Cracovia, una interesante y a la vez inquietante serie que se toma su tiempo en desarrollar su historia, y que por momentos sufre de ciertas incongruencias argumentales. /Con información de LtFinde- 

Te puede
Interesar