Mötley Crüe y «Theatre of Pain»: el álbum quen cambió a la banda

Mientras Mötley Crüe presentaba su esperado tercer álbum de estudio, «Theatre of Pain», en junio de 1985, se encontraban entre las bandas más notorias y comentadas de Estados Unidos. Aunque no necesariamente por la razón correcta: su música.

En cambio, el cuarteto de Los Ángeles había pasado gran parte de los seis meses anteriores lidiando con los problemas legales del cantante Vince Neil. Algo que surgió tras el trágico accidente automovilístico que mató al baterista de Hanoi Rocks, Nicholas «Razzle» Dingley. Y dejó a otros dos heridos de gravedad.

Por desgracia, no había garantías de que Neil siguiera siendo libre de continuar en Mötley Crüe. Y esa posibilidad muy real se cernía como una nube sobre las sesiones de grabación de «Theatre of Pain». La que se realizó entre enero y mayo en varios estudios de Los Ángeles.

Pero finalmente, con los procedimientos legales aún pendientes y Neil en libertad bajo fianza, se entregó el álbum. Y finalmente llegó el momento de que la charla sensacionalista retrocediera y dejara que la música hablara. Pero, ¿qué diría la música, exactamente?

Resultó que los mensajes fueron mixtos. La nota sombría del título de «Theatre of Pain» acompañó a las tomas glamorosas de la banda que mostraban a Neil, Nikki Sixx, Tommy Lee y Mick Mars luciendo tanto encaje como alguna vez cuero. Y las canciones en sí podrían ser tan blancas y negras como los atuendos de los músicos.

Por un lado, headbangers centrados en riffs como «Louder Than Hell», «Tonight (We Need a Lover)», «Use It or Lose It» y «Fight for Your Rights» se remontaban al avance comercial completamente metálico de Motley Crue, «Shout at the Devil». Por otro lado, rockeros impulsados por coros como «City Boy Blues» y «Raise Your Hands to Rock» buscaban una mayor accesibilidad. Y allanaron el camino para un par de éxitos cruzados logrados a través de la versión fiel de la banda de «Smokin’ in» de Brownsville Station. the Boys’ Room» y la mega balada «Home Sweet Home».

Estas mismas modificaciones, tanto en sonido como en imagen, ayudan a explicar por qué «Theatre of Pain», quizás más que cualquier otro lanzamiento de su época y lugar, logró transformar el heavy metal de un formato orientado a álbumes a uno orientado a singles. Esencialmente, inauguró la era del pop-metal (con Poison, Cinderella y otros pronto siguiendo su ejemplo). Una que dominaría hasta la revolución grunge de principios de los 90.

Un mes después del lanzamiento de «Theatre of Pain», dedicado a Dingley, Neil fue sentenciado a 30 días de cárcel, 200 horas de servicio comunitario, cinco años de libertad condicional y un acuerdo multimillonario. /Con información de Futuro-

Te puede
Interesar