“Physical”, la serie que demuestra que los años 80 no fueron tan perfectos

2 87Apple TV+ estrena este viernes “Physical”, una serie que se suma a la nostalgia por los años 80 para recordar cómo Jane Fonda despertaba en televisión una fiebre por el culto al cuerpo en millones de mujeres, mientras Ronald Reagan llevaba el conservadurismo de vuelta a la Casa Blanca.

Protagonizada por Rose Byrne, la comedia negra sigue los pasos de Sheila, una mujer que lleva una vida tan aparentemente perfecta como oscura en el sur de California (EE.UU.) y que descubre en el aeróbic una forma de liberación. De la noche a la mañana, se convierte en entrenadora y gurú.

La actriz se refiere a la fiebre por el “fitness” que se desató en los años 80. Jane Fonda, Raquel Welch, Olivia Newton-John, Kathy Smith, John Travolta… decenas de estrellas enfundadas en mallas promocionaban entrenamientos y las televisiones del mundo dedicaban horas de programación a prácticas de aeróbic, bailes o estiramientos.

Muchas mujeres escuchaban por primera vez conceptos como “tiempo para uno mismo” o “cuidado personal”.

Su personaje, cansada de ser la mujer florero de un ambicioso político de San Diego, comienza a grabar sus entrenamientos en cintas de VHS que se convierten, utilizando términos actuales, en fenómeno viral.

Pronto aparecerán las tensiones entre una pareja que debe equilibrar sus ambiciones personales con la imagen impoluta que se exige en la política y los medios de comunicación.

En las primeras escenas de “Physical”, Sheila aparece en el espejo hablando con ella misma. “Mírate”, se dice. “¿De verdad? ¿Piensas que vas a conseguir todo esto? ¿A tu edad?”

Cuenta su creadora, Annie Weisman, que la idea de la ficción llegó después de pasar años sufriendo desórdenes alimentarios y estragos con su imagen personal.

“Physical” intenta ir más allá. Sus diez capítulos diseccionan las contradicciones del “sueño americano” en una época marcada por las apariencias y la acumulación de riqueza.

Danny (Rory Scovel), el marido de Sheila, es un político progresista que no comulga con la mitad de su discurso en su vida privada. Todo ello en un escenario dominado por la mercadotecnia como California, tan idílico y liberal como oscuro e hipócrita.

Fue una época de transición, estaba muriendo el idealismo de los 70 y llegó la ambición profesional, conservadora y capitalista. /Con información de EFE-

Te puede
Interesar