Y mañana el mundo entero: la película alemana sobre antifascismo que debuta en Netflix

Aunque era un término que existía hace muchos años, la palabra antifa se volvió recurrente en las noticias que venían de EE.UU. durante el último periodo de la presidencia de Donald Trump. La cual ahora se convierte en un elemento clave en Y mañana el mundo entero.

La realización que postuló para representar a Alemania en los Oscar, con estériles resultados, pero que ya había llamado la atención de los críticos que pudieron verla en distintos festivales de cine y hoy debuta mundialmente a través de la plataforma de Netflix.

Donde la mencionada antifa se refiere al grupo antifascista al que su protagonista se une en la ciudad de Mannheim, a miles de kilómetros de la antifa estadounidense que se opuso en varias ocasiones a Trump, el facismo y el racismo, siendo catalogada de facción “terrorista”.

A esa localidad del suroeste de Alemania llega Luisa (Mala Emde) para estudiar Derecho en su universidad, luego de dejar la comodidad de la casa de su acomodada y aristocrática familia -su padre es un barón-, donde hasta el momento vivía sin mayores problemas.

En Mannheim se reencuentra con su amiga del colegio Batte (Luisa-Céline Gaffron), quien la invita a mudarse a la comunidad antifa llamada P81, donde ella vive con un heterogéneo grupo de estudiantes que se oponen a las facciones de la extrema derecha alemana.

Los que se guían por un combate pacífico, como lo demuestra la manifestación que realizan ante un grupo de ultraderecha en el centro de la ciudad, a la que llegan premunidos por varios pasteles para lanzar a quien realiza allí un discurso contra la inmigración.

Pero entre quienes también son parte de la P81 se cuenta el radical Alfa (Noah Saavedra), que cree que se necesitan acciones más duras para combatir a los nuevos seguidores del nazismo. Una actitud que rápidamente llama la atención de Luisa.

Así, pronto ella se une a Alfa y el mejor amigo de este, Lenor (Tonio Schneider), en un ataque indirecto a integrantes de un grupo de ultraderecha que se reunirán en un poblado cercano a Mannheim, rompiendo sus automóviles mientras están en un mitin.

Lo más grave viene después de que descubren a un ex soldado que está ligado a ese grupo derechista y la bodega donde guardan algo muy peligroso. Diferentes acciones que finalmente llevarán al resto del P81 a ser injustamente blanco de la policía.

Un hecho que pone en jaque la amistad de Luisa con Batte, pero no hace desistir a la primera -quien hasta el momento había vivido en una especie de burbuja junto a su familia- de su deseo de “justicia”, aunque en un momento parezca quedar sola ante el mundo. / Con información de LtFinde-

Te puede
Interesar