¡Crisis energética! Hondureños pagan más por energía que residentes en NY, Houston o Chicago en EE. UU. revela la ASJ

La Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ), reveló este martes, que la crisis de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) y el subsector eléctrico sigue drenando las finanzas del Estado y de los hogares hondureños, que pagaron más por kilovatio hora (KWh) en la tarifa residencial que los habitantes de ciudades de Estados Unidos como Nueva York, Houston o Chicago.

De acuerdo con el informe “Estado de país 2023: la realidad del subsector eléctrico en Honduras”, presentado por la ASJ, la tarifa promedio por KWh muestra tendencia al alza en los últimos años. Entre junio de 2018 y diciembre de 2022, ésta aumentó en 60 por ciento.

A junio de 2022, la tarifa residencial promedio en el país era la tercera más alta de la región Centroamericana. Los hondureños pagaron más por KWh (USD 0.233 por KWh) que lo que pagaron residentes de las ciudades de New York, Houston y Chicago en 2022 (Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos).

Además, Honduras es el país de Centroamérica con el precio de la energía más alto para los negocios, lo que impacta en gran manera la atracción de nueva inversión que genere empleos.

El año pasado, las pérdidas de energía sumaron 18,213 millones de lempiras, la cifra más alta de los últimos seis años y, pese a que se lanzó el Programa Nacional de Reducción de Pérdidas (PNRP) para el cual se destinaron 1,515 millones de lempiras, solo 354 millones de lempiras fueron ejecutados.

Al igual que con las pérdidas, la tendencia creciente de mora continuó. A diciembre de 2021 la mora cerró en 13,845 millones de lempiras y para 2022, en 14,928 millones de lempiras. El 30 por ciento de todos los usuarios estaban en mora. Dentro de cada sector, el gubernamental presenta un porcentaje de clientes más alto en mora (89 %), seguido el industrial (84 %), comercial (43 %) y residencial (28 %).

Sin mejoras en el acceso y la calidad

En cuanto a cobertura, 13.7 por ciento de los hogares en Honduras seguían sin acceso a la energía, esto equivale a 367,304 hogares e impacta a más de 1 millón 500 mil hondureños y hondureñas, un problema que afecta en la productividad, la salud, la educación, el agua potable y los servicios de comunicación.

Así como las evidentes limitaciones en el acceso a la energía eléctrica en Honduras, el subsector eléctrico tampoco ofrece un servicio de calidad. Comparado a 2021, el número de apagones en 2022 aumentó de 8,561 a 8,859. En promedio, hubo 24 apagones diarios.

La capacidad del sistema eléctrico nacional para suplir la demanda nacional ha estado en crisis durante la última década. En 2022, comparado con 2021, el racionamiento de energía aumentó en 15 por ciento.

El Operador del Sistema (ODS), ahora Centro Nacional de Despacho (CNDS), ha estimado que Honduras necesita adicionar entre 1,795 y 2,600 MW de capacidad firme entre 2021 y 2031. No obstante, hasta el momento no se han visto resultados de ningún proceso para asegurar este suministro.

La falta de procesos competitivos y transparentes en los procesos de contratación pasados a resultado en altos costos. Para garantizar el suministro y asegurar precios competitivos de generación, es imperativo que tal como lo indica la ley: i) las contrataciones futuras se hagan siempre mediante licitaciones públicas e internacionales, ii) que se garantice el pago oportuno y iii) que se mejore la seguridad jurídica y gobernabilidad en el sector.

Te puede
Interesar