Obtén una boca sana y sin bacterias siguiendo estos trucos

1 2

2 27Una buena salud bucodental es esencial para disfrutar de un buen estado de salud general y de una buena calidad de vida. Los problemas o enfermedades relacionados con la boca, los dientes y las encías pueden afectar el resto del cuerpo y también pueden ser síntoma de otros trastornos que han pasado desapercibidos.

según el Departamento de Salut de la Generalitat, para disfrutar de una buena salud bucodental es necesario cepillarse los dientes al menos dos veces al día con una pasta dental fluorada, especialmente después de las comidas, y visitar al odontólogo u odontóloga, como mínimo, una vez al año. Aparte de adquirir estos dos hábitos, hay otras medidas que pueden ayudar a mantener una boca y unos dientes saludables.

El cepillado diario de los dientes es un hábito higiénico de salud que ayuda a mantener una buena salud oral. El objetivo es eliminar la placa bacteriana y aportar flúor en los dientes.

La placa bacteriana o placa dental es una sustancia blanda e inicialmente invisible, que se forma en los dientes y en los espacios que hay entre ellas. Es fruto de la adhesión de las bacterias, provenientes de los alimentos que se comen, a una capa fina que se origina por el contacto de las proteínas de la saliva y la superficie del esmalte de los dientes que se denomina película adquirida.

Sin una buena higiene oral, la placa aumenta de volumen y se empieza a mineralizar transformándose en sarro dental. El efecto de la placa bacteriana sobre los dientes puede provocar caries y sobre la encía puede provocar su inflamación: gingivitis.

¿Cuándo hay que lavarse los dientes?

Se recomienda lavarse los dientes después de todas las comidas, un mínimo de dos veces al día. Es especialmente importante hacerlo antes de ir a dormir para evitar que los restos de la cena se queden entre los dientes durante toda la noche.

¿Qué cepillo se debe utilizar?

Un buen cepillo de dientes debe tener un mango largo para facilitar su uso, un cabezal pequeño y con el extremo redondeado para llegar a todas las zonas de la boca sin producir heridas, y unos filamentos de material sintético suaves, para evitar que dañen la encía.

Puede ser manual o eléctrico. La comparación de los beneficios que el cepillo eléctrico produce respecto del convencional tiene una evidencia científica clara a favor del cepillo eléctrico, que se puede usar a cualquier edad.

El cepillo eléctrico consigue que quede menos placa bacteriana y que las encías estén menos inflamadas.

El cepillo es una herramienta personal e intransferible y hay que renovarlo cada tres meses o antes si las puntas de los filamentos están gastadas o dobladas. En el caso de los cepillos eléctricos sólo se renueva el cabezal y varias personas pueden utilizar un mismo cepillo eléctrico si utilizan diferentes cabezales.

¿A qué edad hay que empezar a hacerlo?

Este hábito se puede iniciar cuando salen los primeros dientes, con un cepillo de filamentos blandos y sin utilizar pasta hasta los 2 años.

¿Qué tipo de dentífrico hay que elegir?

El flúor es un mineral natural que ayuda a fortalecer los tejidos de los dientes como el esmalte y la dentina.

El uso de pasta dental fluorada es la principal causa de la reducción en el número de lesiones de caries en los países desarrollados. Existe consenso sobre los dos principales mecanismos de acción del flúor: primero, su habilidad para prevenir la desmineralización del esmalte sano y, en segundo lugar, su incorporación para obtener la remineralización del esmalte caries. Es decir, el flúor consigue curar y reparar las lesiones iniciales de caries.

La pasta dentífrica debe contener flúor en una concentración correcta y se debe utilizar la cantidad adaptada a la edad de cada persona:

  • Un mínimo de 1.350 partes por millón (ppm), en el caso de las personas adultas.
  • Un mínimo de 1.000 pm, en el caso de los niños a partir de los 2 años (los niños menores de 2 años no deberían utilizar dentífrico).

Puede consultar la concentración de flúor de la pasta en el embalaje del producto o preguntarle a su odontólogo u odontóloga.

En cuanto a la cantidad de dentífrico a utilizar en cada cepillado, basta con una porción de tamaño similar a la de un guisante.

¿Qué técnica se debe emplear?

Con presión suave y con un tiempo de uso de entre dos y tres minutos:

  • Cepillar la cara externa (la que se ve) de todos los dientes, tanto de las superiores como de las inferiores, siempre desde la encía hacia el diente.
  • Cepillar la superficie trituradora (que es la que mastica los alimentos) moviendo el cepillo horizontalmente, de delante hacia atrás y viceversa-
  • Sujetar el mango del cepillo verticalmente y cepillar la cara interna (que es la que no se ve) de todos los dientes, siempre desde la encía hacia el diente.
  • Limpie también la superficie de la lengua para eliminar las bacterias.
  • Una vez terminado el cepillado, evite enjuagarse con agua ya que reduzca el flúor remanente en la boca y en reducir sus efectos beneficiosos. Se recomienda escupir y no enjuagarse.

Es importante que no se deje ninguna superficie sin limpiar y haga el cepillado de manera sistemática, siguiendo siempre el mismo orden. / Con información de La Vanguardia-

,