Cómo mejorar la visión de forma natural

2 30

1 46

Con los años se va perdiendo agudeza visual. Las gafas, las lentillas o la cirugía son los únicos remedios para problemas ya desarrollados como la miopía y la hipermetropía, el astigmatismo o la presbicia (vista cansada), pero existen técnicas sencillas y no invasivas para mejorar la calidad de la visión y prevenir el empeoramiento.

La visión es el resultado del trabajo conjunto de los ojos y el cerebro. Podemos cuidar los ojos con ejercicios específicos y buenos alimentos, pero sobre todo podemos actuar sobre el cerebro.

Hábitos saludables para proteger la vista

En el trabajo, para reducir el estrés que sufren los ojos, coloca la pantalla a la longitud de tu brazo (mínimo 50 cm). También es importante la altura, coloca la silla y la pantalla de manera que tus ojos queden a la altura del borde superior del monitor. La luz ambiental, si es posible, natural, debe proceder de detrás nuestro (cuidando de que no se produzca reflejo en la pantalla) y no debe ser demasiado intenso.

Evita la luz azul

Podemos usar los controles de la pantalla para que emita tonos cálidos en lugar de azulados, pues estos son muy agresivos para la visión porque inhiben la secreción de la hormona melatonina, esencial para el sueño y el descanso.

Algunos monitores permiten elegir un modo nocturno que pueda ser el más adecuado para todo el día. Además del color, podemos modificar el brillo el contraste. Conviene que el contraste se alto y la densidad moderada.

Hidrata los ojos

Cuando permanecemos concentrados en una tarea reducimos drásticamente el número de veces que parpadeamos, con lo que la córnea se puede resecar e irritar. Como parpadear conscientemente no es fácil, una solución puede ser aplicarse de vez en cuando gotas homeopáticas de Euphrasia.

Vigilar la calidad del aire

Un aire de mala calidad, demasiado seco o contaminado, puede causar fatiga visual. La calefacción, los ventiladores y las corrientes del aire acondicionado tienden a resecar el aire y los ojos.

Descansar los ojos

Una forma sencilla de evitar la fatiga visual es limitar el tiempo de las actividades que requieren un esfuerzo constante por parte de los ojos, dedicar menos tiempo a los dispositivos digitales y disfrutar más del aire libre. Ten en cuenta que a partir de las dos horas delante de la pantalla ya aumenta el riesgo de sufrir fatiga visual. / Con información de Cuerpo-Mente-

,